10 abr. 2015

Sigue al Conejo Blanco

Toda acción tiene su consecuencia, o lo que es lo mismo, toda causa tiene su efecto.

La vida, el destino, algún dios/ente todopoderoso o lo que sea, nos pone obstáculos en nuestro "camino" que debemos sortear. A veces se presentan en forma de disyuntiva o a veces en forma de obligación (más comunmente conocida como el "por cojones"). La cuestión es que siempre debemos resolver, siempre tenemos que atenernos a unas consecuencias las cuales serán nefastas o serán un regalo del cielo.

Los sacrificios son necesarios. No se puede tener todo a la vez o como me enseñaron desde pequeño "teta y sopa no cabe en la boca". Y esos sacrificios, en mi humilde opinión, siempre, siempre siempre, siempre nos traerán algo bueno en el futuro. Da igual que sea un beneficio material, sentimental, físico o económico, lo que importa es que será bueno. A veces tenemos que mirarnos a través del cristal y no en él para darnos cuenta de en qué momento estamos, en qué situación nos encontramos y sobretodo saber cuál es el siguiente paso.



Y es que ya lo contaba Lewis Carroll (o también los Wachowski): "Sigue al conejo blanco". Porque el conejo blanco te dará la respuesta. A veces te llevará a hacer cosas que no quieres, te mostrará sendas tortuosas y caminos difíciles, a veces te hará cometer sacrificios pero todo, al final tiene un cometido: salir del bucle.

¡¡Grande Donnie Darko!!





No hay comentarios:

Publicar un comentario