31 dic. 2013

Será el año en que...

2013 será un año para enmarcar. Sí, para mí todos los años son para enmarcar. ¿Por qué? Porque todos los años, a pesar de tener sus cosas malísimas... también tienen sus cosas buenísimas. Y a mí siempre me gusta ver el lado positivo de las cosas.

Para mí será el año en que el amor volvió a encontrarme. Gracias Cora Castañeda, eres vital, espero que lo sepas. Y también el año que me enseñó que el amor no es blanco o negro, sino que tiene muchos matices de color gris. Y que aprender de ellos te forma como persona.

Será el año en que la comedia musical siguió llenando mi vida de música: Evil Dead, Romeo y Julieta, Notre Dame de París, Los Miserables, El Fantasma de la Ópera...

Será el año en que echar de menos a mi familia se convirtió en primordial para poder seguir viviendo, se convirtió en principal para luchar cada día por que llegara el momento de abrazarlos.

Será el año en que el mundo se quedó ciego gracias a mi amiga Rebecca Lebrón. Ser una pequeñísima parte de su proyecto y verlo acabado y terminado y además poder disfrutarlo fue algo muy importante. Ella me ha enseñado que quien algo quiere, algo le cuesta... y le cuesta mucho. Me ha enseñado que soñar es divertido y que el sueño no está lejos de la realidad. Gracias por tu perseverancia y el amor que le pones a todo lo que haces.

Será el año en que (POR FIN) pude disfrutar en directo de grupos como: Sôber, Alter Bridge, Halestorm, inMune, Avenged Sevenfold, Five Finger Death Punch, Avatar, Allegro From My Requiem y además los pude disfrutar en buena compañía: Bayo, Alberto, Cora, Irene.

Será el año en que pisé mi primer festival... y fue increíble a pesar de todas las aventuras por las que pasamos: Bayo, Carlos, Fernando, Felipe.

Será el año en que conocí (o seguí conociendo) ciudades como: Ávila (Cora), Barcelona (sigo conociéndola con Irene), Madrid, Lugo, Vigo, Ourense, Pontevedra, Santiago de Compostela (papis y hermanos).

Será el año en que seguí conectando con personas a pesar de que el tiempo nos separó de alguna forma: María Teodoro, Joseka, Esperanza, Borja, Bea, Sergio Rodríguez, Shelu, Cristy Padilla, Blanca, Tere, Paula, Carmona, Virginia, Olivares, Juan, Casandra y seguro que muchos más...

Será el año en que conocí a gente (ya sea por internet o en persona) que pueden ser grandes y/o maravillosas si se las conoce un poquito: Fer Hierro, @fabborito, Félix Javat, @MagicDelBarrio, @zombitchattack, Ismael, Lydia, etc.

Será el año en que aun teniendo algo de contacto con estas personas, eché mucho de menos sus risas, sus locuras, sus conversaciones hasta reventar, sus comidas de pobres, sus decadencias y sus "todo": Lope Mayoral, Carmen, David, Elena, Susana, Lyra, Javi, Juanmi, Natalia, Diana, Raky (gracias por esa manifa =P), Laura, Virginia Hippisley...

Será el año en que conocí a gente farandulera a la que cogí cariño en muy poco tiempo: Bobby, Silvia, Sergio, Rubén, Miriam, Irene, Ángela, Sara Eaea, Belén, Alicia, Pilar, Ángel, Alba, Guada, Menchu. Y seguí conociendo a los que ya conocía: Rubén Rastoll, Olga, Dani, César, Marina, José Gonzalo, Alba, Alex...

Y también el año en que tuve un papel principal y canté en directo... ¡muy especial!

Será el año en que nació mi sobrina María, en que fui tito por primera vez y en que pude sentirla tan pequeña entre mis bracitos. Eres lo más bonito que me ha pasado nunca. Te quiero y no tienes ni 3 meses ya...

Será el año en que me volvió a crecer pelo... jejejejeje.

Será el año en que tuve a mis primeros y maravillosos profes de canto: Sará Pérez y Víctor. Gracias por todo lo que me habéis enseñado y ayudado. ¡¡Este año más y mejor!!

Será el año en que seguí viviendo experiencias con mis Jackson's Seven hasta el último día: Bayo, Juanwis, Carlos, David, Arturo, Fernando, Lema.

Y no me quiero despedir sin nombrar a personas que han sido y serán o están empezando a ser importantes: Amitea (en su plenitud), Grupo Ritus (también en su plenitud), compañeros de universidad, amigos del centro y del barrio de la muerte, etc.

Pues eso, ha sido un año grande, un año de los que no me gustaría olvidar. Un año lleno de personas, de experiencias diarias y de sensaciones que son indescriptibles. A pesar de la crisis, los políticos mentirosos, los bancos que roban y todas esas cosas, yo me quedo con lo sentimental.

¡¡FELIZ AÑO NUEVO!!

7 nov. 2013

¿Y esta sensación?

¡HOLA! Ya seguro que os habíais olvidado de mí. Pero no os preocupéis, yo os entiendo. A veces se me olvidan muchas cosas, tiendo a cuidar las relaciones poco, así soy yo, pero no es por que quiera cuidarlas poco sino porque NO PARO. Quiero estar en todos lados, los compromisos se me amontonan, el amor se me amontona, las actividades se me amontonan, la universidad se me amontona y el teatro se me amontona.

¿Pero no es esto vivir?

¿No es llenarte de experiencias y que estas te devuelvan satisfacciones y sonrisas?
¿No es caerte y cometer errores para luego levantarte y aprender de ellos y a veces volver a cometerlos?
¿No es ir corriendo a todos lados y sentir el viento en la cara y disfrutar de ello?
¿No es poder tener experiencias que contar a todo el mundo?
¿No es conocer a miles de personas y que esas miles de personas te cuenten su vida y sus inquietudes?

A mí me encanta vivir, me encanta mi vida. Soy feliz. Tengo todo lo que necesito, de verdad.

Amigos, amor, una familia que me quiere y me apoya en todo, hago lo que me gusta, disfruto de lo que me gusta...

A veces creo que todo pende de un hilo, me entra esa inseguridad que siempre me ha entrado de: ¿y si todo se desmorona, cae al suelo y se parte en mil pedazos? Creo que me sumiría en un profundo, oscuro e interminable pozo. Por eso intento disfrutar de cada una de las sensaciones que me acompañan durante el camino.

Últimamente, aparte de que me acompaña una personita muy especial durante el camino, estoy volviendo a disfrutar de la sensación que me da lo que más me gusta hacer en este mundo: el teatro.

Es cierto que es un mundo muy difícil, que requiere mucha dedicación, que genera malas (y buenas) vibraciones con otras personas, en el que a veces te cuesta encontrarte, etc. Pero señoras y señores, la sensación que genera el subirte a un escenario, es inexplicable, es personal e intransferible como las tarjetas, es una obra de arte (valga la redundancia).

Yo siempre he contado una de las primeras veces que me subí a un escenario. Salir de la línea de móviles que me apuntaban, quedar fuera del umbral de los focos y ver a tantísima gente mirándome, expectante, esperando a que soltara mi frase, puede que una de las pocas de aquella función. Eso fue único, mágico, maravilloso. No lo olvido y jamás lo olvidaré. Durante todos estos años he generado una serie de recuerdos y situaciones que me han hecho ser el "actorcillo" que soy hoy. Me siento orgulloso de mi trabajo aunque me queden miles de kilómetros que recorrer.

Y una vez más, durante esta semana, han vuelto los nervios pre función. Han vuelto los cuidados de mi voz que esta vez han llegado hasta límites insospechados, creo que nunca he sido tan cauteloso. Tener el papel que tengo no me da vértigo, no me supone una carga, mi papel al fin y al cabo, también lo construyen el resto de personas que me rodean y que juegan conmigo a interpretar. Yo mismo construyo el resto de papeles que me rodean, desde el primero hasta el último. Yo ya he hecho mi trabajo, nosotros ya hemos hecho nuestro trabajo, ya tenemos las ideas claras, sólo queda mostrarlo a familia y amigos.

No quiero que esta semana acabe, de verdad que no. Quiero repetir el viernes y el sábado hasta la saciedad, hasta que mi voz se rompa o mi cuerpo caiga de cansancio. Quiero aguantar el éxtasis de salir del umbral de los focos que me apuntan todo lo que pueda. Quiero sentir los aplausos del público en mi cuerpo. Quiero disfrutar con mis compañeros porque a este punto hemos llegado sufriendo y riendo juntos. Quiero olvidar los malos rollos y las malas vibraciones. Quiero jugar a interpretar. Y quiero que todos seáis parte de ello.

¿Y esta sensación?

Esta sensación... se llama vida.




18 mar. 2013

¡¡Felicidades mamá!!

Hoy es el día de la persona más especial y más bonita que existe en mi vida y lo han declarado fiesta en Madrid como no podría ser de otra manera. Hoy es el cumpleaños de mi madre.

Te escribo estas líneas porque hablarte por teléfono cuesta dinero y así casi que sé expresarme mejor. Quiero decirte tantas cosas que por una parte, seguro que alguna se me olvida y por otra... no sé por dónde empezar.

Llegaste al mundo para hacernos felices, llegaste al mundo para ser una persona enorme, increíble. Una persona que no pasas sin mirarla antes dos veces. Una persona que una vez la conoces, te abre todo su corazón y te ayuda en todo lo que puede. Una persona humilde, serena, luchadora y trabajadora como la que más.

Una madre. Mi madre. Nuestra madre.

Gracias por siempre confiar en nosotros, gracias por siempre apoyarnos, gracias por regañarnos cuando tenías que hacerlo. Gracias por enseñarme la vida... y por dármela también. Gracias por hacerme ser tu niño pequeño, porque a mí me encanta serlo. Gracias por levantarte todos los días tempranito para traer el pan a casa. Gracias por ser tan luchadora como sólo tú sabes serlo. Gracias por no perder la esperanza cuando el resto de nosotros casi la había perdido. Gracias por tener siempre una sonrisa en tu rostro aún cuando los momentos difíciles nos rodean. Gracias por haberme dado infinitas oportunidades en cada error cometido en mi vida, esas oportunidades me han enseñado que las caídas duran un suspiro si tienes a alguien que te quiere al lado. Gracias por alegrarte cuando yo lo he hecho, nada me hace más feliz. Gracias por abrazarme y por pedirme aquellos besos antes de irme a dormir. No podría haber dormido sin ellos.

Gracias por entrar en nuestras bromas, eres una madre molona y todos lo sabemos jeje. Gracias por la libertad que nos has dado porque sin ella no hubiéramos crecido y no seríamos las personas que somos a día de hoy. Gracias por dejarnos experimentar... al menos a mí jeje. Gracias por tu comprensión en cada momento. Gracias por tus palabras. Gracias por tus consejos, que están grabados a fuego en mi mente: no llores por haber perdido el sol... porque las lágrimas no te dejarán ver las estrellas. Gracias por tus te quiero.


Hemos pasado momentos difíciles como sólo los Camacho Manfredi sabemos, pero... ya todo va viento en popa, ¿verdad? ¿Recuerdas aquella negra navidad? ¿Recuerdas los años anteriores? ¿Recuerdas todas las tristezas que puedas recordar? Son sólo un mal recuerdo comparado con lo que tenemos hoy, una imagen comparado con la película que hoy vivimos. Unas frases en la historia de nuestra vida, que no olvidamos. Porque somos una familia y siempre lo seremos. Pase lo que pase.

Te quiero mami, te quiero muchísimo. Jamás lo olvides




PD: Cuando vengas, te hago otra fotito como esta... ¡o incluso mejor!

5 mar. 2013

We all die young

No pensé que fuera a tomar "tan rápido" la decisión. Pero ya está hecho, no hay vuelta atrás (supongo). No me arrepiento de absolutamente nada de lo que hecho desde el último julio. Creo que no he sido yo quien hablaba y quien movía mis brazos, pero aún así, no me arrepiento. Creo que nunca es tarde para conocer otra faceta de uno mismo, otra fachada con decoración real incluída. He hecho cada movimiento y he dicho cada palabra porque así la sentía en ese momento, he realizado cada acto porque así lo sentía en ese momento y eso amigos, no es para arrepentirse.

Me siento fatal porque las decisiones que he ido tomando no las he tomado con cabeza, sino dejándome llevar o como me dijeron una vez, sin frenos. Aunque repito, siempre haciéndolo porque así lo sentía de verdad. Quizás por eso ahora que he tomado una decisión con cabeza, con sentido y sabiendo lo que hacía ya no sepa distinguir si lo he hecho bien, si lo he hecho mal o si lo he hecho fatal. Ha vuelto mi persona, ha vuelto mi yo que le da vueltas a todo y que analiza cada pensamiento al más mínimo detalle. Nunca es tarde, supongo...

Ojalá la vida me hubiera presentado esta situación con otras condiciones, seguro que todo hubiera sido diferente, bonito y de color rosa. Pero la vida es muy puta y siempre lo presenta todo como a ella le viene en gana. Aunque esté mal, estoy contento porque la decisión la he tomado yo... y yo solito trago con ella. Creo que eso es importante. No pediré más perdón, porque ya me lo han prohibido jeje.

Sólo busco el volver a levantar mi cabeza de chorlito y continuar con mi vida.

Perseguid vuestros sueños tíos, perseguidlos, porque todos moriremos jóvenes...

4 mar. 2013

Temporal de perros

Demasiado tiempo sin aparecer por aquí. No escribir no me hace ningún bien. Todo se amontona en mi cabeza y tiene que salir por algún lado, así que... antes de explotar, mejor aclarar ideas. He hablado un millón de veces de los caminos y de las bifurcaciones. De los trenes y de los cercanías en los que debes o no debes montarte. De las piedrecitas del camino que echas en tu mochila y te acompañan largo tiempo para luego desecharlas porque en realidad no te hacían ningún bien.

Me he equivocado muchísimas veces en mi vida... y eso que soy Virgo: perfeccionista, cuadriculado, metódico, tranquilo... Quizás por eso creo que me equivoco y en realidad no son equivocaciones, sino alternativas. Me siento mal cuando algo no me sale como pensaba, me siento mal de verdad. Dependo mucho de otros, de lo que ellos puedan sentir, de lo que pueda o no pueda hacerles mi persona.

Ya sé que eso está fatal, que nadie se muere por nadie y que nadie es tan importante como para anteponerlo en tu vida. Pero así soy yo, va conmigo, no puedo cambiarlo. Tendría que volver a nacer. Y paso de sufrir, de aprender, de disfrutar y de reír todo lo que ya he sufrido, aprendido, disfrutado y reído. Y paso porque lo que me queda por delante, seguro que es mucho mejor. No diré que se acabaron las vacaciones sentimentales, pero ya basta de vagar sin rumbo. Basta de dejarme llevar y no intentar adivinar qué va a pasar, no pensar en las consecuencias. Eso no va conmigo y para convertirme en lo que siempre odié... ya habrá tiempo... ¿o no? Sólo sé que no sé nada.

No decidir también es una decisión. Me dijeron hace poco. No me siento un cobarde por no elegir, pero esa frase... tiene toda la razón del mundo. No puedo permitirme más sentimientos sin control porque como ya he dicho, soy perfeccionista, cuadriculado, metódico, tranquilo... Vivo la vida, sí, pero a mi manera. Estaré más o menos acertado, pero es lo que decido, es mi vida y no la de otro u otra.

Basta de dar explicaciones, basta de sentir un juicio en mi persona por cada gesto, palabra o movimiento que realizo. Basta de presiones y de poner en duda mi independencia. PUEDO ser independiente. Y los que más me conocéis y queréis, lo sabéis.

Este sin sentido en cada párrafo me pasa por no escribir tan a menudo. Hoy no pediré disculpas... porque de eso también estoy harto. El que quiera entender, que entienda.

Buenas tardes y feliz lunes a todos.

18 ene. 2013

Volver

No tengo mariposas. Ni quiero. No tengo esa sensación de cosquilleo y esa sonrisa tonta en la cara. Ni quiero. No es que me esté cerrando en banda y diga: NO AL AMOR. Es que sencillamente, no lo tengo. Ni lo quiero.

Estoy tan bien ahora mismo, en estos instantes. ¡¡Estoy taaaaaaaannnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnn... me quedo sin aire. (Respiro). ...nnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnn bien!! Que algo que desequilibre mi vida hasta niveles insospechados no lo quiero. Ahora lo entendéis mejor, ¿verdad?

Sí joder, porque el amor desequilibra. Te ciega, no te deja ver con claridad lo que la otra persona realmente es. A veces influye hasta en el físico, que es importante. Para qué vamos a engañarnos viviendo en la sociedad en la que vivimos. Ya tenemos muchos pelitos en los huevos para decir que el físico no es importante. Id con el cuento a otra parte, principitos y princesitas.

Pero bueno, que el título no refleja nada de lo que estoy hablando. Es que me han calentado la boca y me voy por las ramas.

He vuelto. Sí, ya lo dije ayer, he vuelto yo en toda mi esencia. A algunos les gustará más, a otros menos, pero a mí me encanta. Sé en qué punto de mi vida estoy por la música que escucho y por lo que pienso al oír la música y he vuelto. He vuelto con mis tonterías, mis risas, mis chistes, mis mePongoSerioCuandoTengoQueSerlo, mis sentimentalismos, mis cantes, mis historias, mis defectos (of course), mis lagrimitas de vez en cuando por gilipolleces, mis rayadas y un largo etcétera.

El que quiera entender que entienda, pero yo he vuelto. Y no pienso moverme de aquí en un tiempo. He vuelto y volviendo al tema anterior (valga la redundancia) estoy un poco harto de princesitas. Sí de verdad. No quiero ni a una princesita ni a una guerrera. Quiero princesitas guerreras que sepan cómo comportarse en cada momento. Bromear cuando hay que bromear, saber jugar cuando hay que jugar y hablar de temas serios cuando hay que hablarlos. Vamos, que quiero a una tía madura y que crea en lo mismo que yo y con la que la balanza esté más o menos nivelada. Sé que es casi imposible encontrar a tu alma gemela, pero ¿y a un alma casi gemela?

Pues eso, que cuando vea a alguien así podría (o no) apostar por ella. Puede que sea exigente, lo sé, pero los palos y la vida me han enseñado a serlo. Ya no me conformo, ya no es lo primero que pase o lo primero que a primera vista me enamore. Como ha dicho Vicky García hoy en su blog (al que os invito a entrar con ese enlace): No necesito más amores de verano, ni más flechazos repentinos. No quiero más amores antiguos, ni amigos de la adolescencia, ni más príncipes azules. Nada de príncipes, por Dios.


Y como el título me ha recordado a la película de Almodóvar y me encantó, pues ahí os dejo. ¡Ala, que os zurzan, majetes!


Por cierto... escribiendo esto, me he dado cuenta de algo increible... jajajaja. Lo tengo delante de mis narices, en fin... Buenas tardes =D