29 ene. 2012

Pequeños placeres

Que me lleve el viento y que la brisa sople en mi cara. Que la vida se detenga, y la luna baje hasta que pueda rozarla con la punta de mis dedos. Bailar en la acera mojada y cantar en el metro. Un beso bajo la lluvia y un paseo al atardecer de un precioso día. Que la gula me lleve por la calle del placer y el placer lo haga también. Tan solo tararear aquella vieja canción y que tú lo hagas también. Dos miradas que se crucen en una y que el tiempo haga el resto. Una tarde de palomitas, manta, películas y tú, sobretodo tú. Promesas y abrazos en una iluminada calle. Una foto en blanco y negro de la gran ciudad. Disfrutar, sentir y gritar, sobretodo gritar... y sentir, y disfrutar. Lectura divertida y cómoda. Subirme a un escenario con gente maravillosa, disfrutar de cada momento e imaginar al público. Ilusiones, proyectos, sonrisas... sobretodo eso, sonrisas. Escuchar esa canción. Volver, descansar, sentirme como en casa. Sobretodo eso... sentirme como en casa...

...pequeños placeres.


¡Qué ganicas de ti...!

24 ene. 2012

Noches en las que...

Solo una palabra describe mi semana y es estrés. Con este poema lo dejo por hoy. Me ha transmitido una paz increible. Gracias a Ana González Mellado por habérmelo enseñado. Es de Oliverio Girondo.

Noches en las que nos disimulamos bajo la sombra
de los árboles, de miedo de que las casas se despierten
de pronto y nos vean pasar, y en las que el único
consuelo es la seguridad de que nuestra cama nos
espera, con las velas tendidas hacia un país mejor.

Enganchado a ti, no lo voy a negar (L)

22 ene. 2012

Lady Fatal

Rumbo a casa, solo se oía el sonido de sus tacones, el frío invernal inundaba sus pulmones y el estremecimiento asomaba a su cuerpo. Luces que juegan con sombras, sombras que huyen de las luces. Pintalabios rojo, ojos de rímel, largo vestido negro y la fiesta en su cabeza. ¿Qué era eso que sentía? ¿Cansancio? El alcohol ya había empezado a hacer de las suyas. Vio un banco y se sentó. Se reclinó hacia atrás y puso su mirada en la luna.

-Tú, -dijo señalándola -tú tienes la culpa de todo.

Comenzó a reirse ruidosamente. Algunas parejas pasaban al final de la calle y los coches en marcha eran murmullos en el fin del mundo. Dejó de reirse y volvió a mirarla:

-¿Por qué? ¿Por qué me lo has quitado? Yo era feliz y tú fuiste testigo en numerosas noches de nuestra pasión, fuiste testigo del desenfreno y de la ilusión que teníamos. ¿Por qué me has dejado verlo marchar con esa rubia, furcia barata? ¿Qué le da ella que no le dé yo? ¡¡Dime!! 

Se calló un momento...

Crees que ha sido culpa mía, ¿verdad? ¡Te equivocas! Él eligió su propio camino y yo le quería no tuve más que dejarlo marchar...

Comenzó a llorar, iracunda comenzó a pegarle al aire sin sentido alguno en sus movimientos. Sentía impotencia, rabia y vergüenza por haberlo visto marchar sin más. Se calmó, y continuó llorando.

Eres una niñata, -pensó- eres la niñata más engreida y odiosa del planeta. ¡¿Por qué?!

La rabia volvió a apoderarse de ella, se levantó y comenzó a pegarle patadas al banco, a la papelera que había al lado. Solo quería salir de allí volando y soltar toda la rabia acumulada. Ella tenía la culpa, ella lo había dejado marchar con esa rubia, furcia barata. Siguió pegando patadas, se dobló el tobilló y cayó al suelo. Abatida se quedó sentada y mirando al suelo. Paró un minuto.

El rímel se le había corrido por las lágrimas, se quitó el pintalabios con la palma de su mano, su largo vestido negro se había manchado y descalzó sus tacones. La fiesta ya no estaba en su cabeza, la sustituía el sonido de un cello. No tenía nada que hacer, había sido una historia Fatal.

El frío seguía congelando sus pulmones. Se levantó, dio media vuelta y prosiguió su camino a casa. Ya no se oía el sonido de sus tacones, ya no se oía nada.

16 ene. 2012

Opinión: Black Mirror. Capítulos 2 y 3 (2 de 2)

OJO: ESTA ENTRADA CONTIENE SPOILERS DE LA SERIE (MUCHOS)

Reduzco a dos las entradas sobre esta serie. No por pereza, que también, sino porque los dos capítulos siguientes no me gustaron tanto y no tienen tanto que contar como el primero (en mi opinión)

Dos notas antes de empezar:
1º. No soy crítico de nada, es decir, puede que la estructura de la opinión/crítica no sea la correcta pero claro, me la pela, escribo porque me gusta y me sale como me sale...

2º. He intentado no leer ninguna reseña o crítica para hacer esto lo más objetivamente posible. A veces nuestra visión de lo que vemos se ve alterada ante otra reflexión que podría (o no) encajar con la nuestra.

Capítulo 2: 15 Million Merits (15 millones de méritos)


Este capítulo se me hizo más lento e incluso más difícil de entender que el primero (que estaba bastante claro). A primera vista tenemos como no, más tecnología, más "facilidades" y más conformismo por parte de los participantes. La imagen del chico levantándose y poniendo la cara que pone te invita a pensar que está hasta los mismísimos de levantarse todos los días a las 7:00 para hacer bicicleta, sí señores, bicicleta estática, en eso se basa el capítulo. La cosa es que no explican el paradigma externo en el que se encuentran los competidores. Mi imaginación me ha llevado a un mundo post-apocalíptico con una avanzada tecnología en el que las personas viven en guettos tecnológicos y su único objetivo es: comer o ser comido. No hay dinero, solo méritos que consigues pedaleando y manteniéndote en un estado de forma determinado. Esos méritos los canjeas por comida, pasta de dientes, agua, evitar anuncios, ver películas, etc. Un mundo virtual donde tu persona se convierte en un avatar que recuerda a los WiiMe de la Wii. Horroroso vaya.


Las personas obesas son consideradas inferiores por su condición de gordos sencillamente. Es una gran crítica a la sociedad actual la verdad. Me llamó la atención una cosa relacionada con esto. Mientras pedaleas puedes elegir entre ver un juego, ver programas de televisión manipuladores o sencillamente ver a tu WiiMe pedaleando por la ciudad o el campo. Uno de esos juegos era un shooter primera persona tipo Nuke Dukem pero matando gordos. ¡Juas! Es una genialidad por parte del guionista la verdad.


Como dije antes o comías o eras comido. La forma de comer es apuntarte a un concurso tipo "Tú sí que vales" regido por 3 jueces que tienen unos nombres bastante curiosos: "Wraith" (un negro que se cree lo más), "Hope" (una especie de Risto Mejide) y "Charity" (la rubia con menos personalidad que un Playmobil). Dichos jueces deciden si sigues pedaleando en tu asquerosa vida o pasas a una asquerosa vida mejor trabajando para ellos y haciendo lo que ellos te digan. A los concursantes antes de entrar en escena les dan un zumo obligatorio que se llama "Obediencia" y bueno... ya os imagináis que hace el zumito en cuestión. Es bastante crítico el capítulo la verdad.


Como he dicho: lento pero a la vez muy crítico. No tan interesante como el primer capítulo, pero digno de ver.

Capítulo 3: The Entire History of You (Tu Historia al Completo)


Vuelta a un mundo más real pero igualmente con una tecnología muy avanzada. La historia comienza con un abogado que se encuentra en una entrevista de trabajo. Todo muy normal la verdad. Acaba se monta en un taxi y el sujeto en cuestión saca una especie de mandito minúsculo (cabe en un dedo) con un botón. De repente, empieza a manejarlo y sus ojos se vuelven de un color blanquecino. El espectador comienza a ver la entrevista de nuevo pero vista desde la visión del sujeto. Estaba flipando. Poder ver todos y cada uno de tus recuerdos gracias a un chip implantado debajo de tu oreja y además poder eliminarlos o incluso editarlos creando vacíos de memoria... ¡qué cosa tan horrible!

Lo peor de todo esto es que me recordó a un documental que vi hace tiempo que aparte de otros temas tanto históricos como de conspiración y genocidio trataba este futuro. Un futuro próximo que está más implantado en nuestras vidas de lo que pensamos en el que nos controlan y además controlamos nuestra vida y cada uno de nuestros movimientos. La repanocha de toda esta tecnología es que podías pasarla al televisor o a cualquier pantalla y para colmo, compartirla con tus amigos. Un -2 en privacidad que volvería absolutamente loco a más de uno.

Esta tecnología permite al protagonista obsesionarse con su chica al llegar a una fiesta y ver que está filtreando con otro chico y además actúa raro cuando el protagonista habla con ella. Memora y rememora una y otra vez los momentos de la fiesta, piensa que ella lo engaña y ella lo niega una y otra vez, una y otra vez. Hasta que poco a poco... todos nos damos cuenta de lo evidente: ella lo engaña. Durante la fiesta hablan con una chica que no tiene la semilla (el chip) implantada en su cuerpo. Comenta que se la robaron (con mucho dolor de por medio) y que probó sin ella un tiempo y se enganchó a ello. La tomaron como una rara, una persona que no sigue al rebaño y que por tanto puede resultar una amenaza. Lo que el rebaño no consiga...

Este capítulo es rápido, te mete en la trama muy pronto y no deja de enseñarte cositas nuevas que te van enganchando más y más. Desde mi punto de vista el segundo mejor de toda la serie.

Eso es todo. Os dejo el documental que he citado antes. La verdad... yo voy a volver a verlo, aunque sean dos horas, pero son dos horas que no os dejarán indiferente. Si lo véis... las 2 personas que me leéis... ¡me comentáis qué tal!

4 ene. 2012

Opinión: Black Mirror. Capítulo 1 (1 de 2)

OJO: ESTA ENTRADA CONTIENE SPOILERS DE LA SERIE (MUCHOS)

Esta es la primera de tres entradas que tengo programada para estos días. Espero que los pocos que me leéis (¿me lee alguien? xDD) os guste.

Interesante y digna de ver. Esa es la descripción que yo daría de la serie Black Mirror si me preguntaran por ella. Pocas miniseries me gustan, la verdad sea dicha, siempre se quedan cabos sueltos sin resolver o quieren meter demasiada información en tan solo 3, 4 horas de vídeo. Pero esta miniserie es independiente en cada capítulo y desde mi punto de vista todas tratan el mismo tema con distintas vertientes: el control

Estamos sometidos a tanta información diaria y además con dicha información nos controlan de tal manera que no somos conscientes de ello. La verdad sea dicha, aunque la serie sea ficción (algo), sinceramente creo que no estamos muy lejos de llegar a tales niveles de locura/paranoia/mundo utópico que se describen en la serie.

Dos notas antes de empezar:
1º. No soy crítico de nada, es decir, puede que la estructura de la opinión/crítica no sea la correcta pero claro, me la pela, escribo porque me gusta y me sale como me sale...

2º. He intentado no leer ninguna reseña o crítica para hacer esto lo más objetivamente posible. A veces nuestra visión de lo que vemos se ve alterada ante otra reflexión que podría (o no) encajar con la nuestra.

Y ahora sí, vayamos por partes, como dijo Jack el destripador:

Capítulo 1: The National Anthem (El Himno Nacional)

Es con el que más voy a extenderme porque es el que más me ha gustado y más me ha tocado la fibra.

Engancha desde el primer momento, para mí, el mejor capítulo de los tres. Impacta ver al primer ministro del Reino Unido envuelto en lo que parece una broma de mal gusto... (con Youtube encabezando todo el lío) pero claro, lo que él no sabe (que nosotros ya lo imaginamos) es que no se trata de ninguna broma. Para mí una obra maestra de la manipulación. Observamos como a lo largo del capítulo por azar o por simple flujo de información todo el mundo se entera de todo. Desde el asesor que intenta ligar con una reportera enviándole información, hasta la foto del actor porno que supliría al primer ministro enviada vía Twitter por un descuido de seguridad, pasando por las noticias del país que anuncian a cada momento lo que van recibiendo de las distintas redes sociales y el gobierno.

No es una situación descabellada: un pirado al que no le gusta el primer ministro secuestra a La Princesa del Pueblo (una joven duquesa muy querida en Reino Unido) y para que ésta sea salvada, el primer ministro deberá, delante de todo el Reino Unido vía televisión llevarse al huerto a nada más y nada menos que un CERDO, sí señores, un CERDO. Debe hacerlo antes de una hora determinada, si no, la princesa será ejecutada para (dis)gusto del personal.

¿Lo veis raro? Podría estar en las noticias de cualquier telediario mañana por la tarde y miedo me da el que hayan sacado algo así dando ideas a pirados que de verdad existen.

Empiezan a descartar grandes facciones terroristas, es imposible saber quién la ha secuestrado. El secuestrador/es incluso crea/n un señuelo riéndose así de los cuerpos de seguridad de toda una nación. La desinformación pone de los nervios al mismísimo primer ministro que en más de una ocasión pierde los estribos. El no control de la situación pone de los nervios al propio espectador, haciéndole saber que lo que está pasando puede ser tan real como la vida misma. Es una obra maestra, desde luego.

¿Quién tiene la culpa de tal difundido de información? Las redes sociales, sin duda. La tecnología que claro está, puede volverse en nuestra contra pero también puede ser una gran aliada. En el capítulo se ve un despliegue tecnológico digno de una película de Stars Wars pero tampoco son ideas muy descabelladas, de hecho es el capítulo que más centrado está en nuestra actualidad. Como dice El País en su artículo: es una bofetada en tres actos al ser humano, que parece adormecido con tanta comodidad.

Sí, estoy de acuerdo en que estamos embobados intentando actualizar nuestro perfil de Facebook o de que nos siga cada vez más gente en Twitter, además, esto está innegablemente forzado por una sociedad consumista y ovejuna como en la que nos encontramos (me incluyo). Pero no estoy de acuerdo en que la tecnología nos lleve al desastre más desastroso o al fin de nuestra existencia. La tecnología facilita nuestras vidas pero dándonos la opción a no comprarla o no utilizarla si no queremos (en algunos casos). La sociedad debe seguir unos ciclos tecnológicos y a veces son tan bruscos que cuesta adaptarse, es cierto, pero sinceramente creo que hay ocasiones en las que adaptarse es casi obligatorio.

Pongamos un ejemplo cotidiano: ¿os habéis fijado en las máquinas donde metéis vuestro billete de metro que algunas tienen como una circunferencia amarilla en lo alto? Ese dispositivo lleva implementada la tecnología NFC (Near Field Communication). Seguro que habéis oído hablar de ella aunque en España no esté muy implementada aun en los dispositivos móviles. Funciona de una manera muy sencilla: solo pasando el móvil por la circunferencia, podrás entrar en el metro o pagar cualquier cosa. Se trata de una tecnología que en un futuro próximo TODO el mundo tendrá implementado en sus teléfonos móviles. Será más necesario llevar tu teléfono móvil que tu cartera, ¿por qué? Porque en tu teléfono móvil llevarás tu cuenta de crédito, tus tarjetas, tus identificadores, la tarjeta del gimnasio, la de la biblioteca, la del supermercado... TODO. Y seguramente, acabará por desaparecer el rectángulito de cartón que hoy llamamos billete de metro. ¿Habrá quejas? Seguro, pero todo el mundo tendrá que adaptarse... Acabarán por darse cuenta de que solo tiene ventajas. No hará falta que lleves efectivo, si te roban el móvil lo anulas todo y listo, etc. Aquí entraríamos en la discusión de: ¿y las personas que no dispongan de teléfonos móviles o las que estén por debajo del umbral de la pobreza? Amigo... eso es harina de otro costal.

El primer ministro pensando en cerdadas...
 
Volviendo al tema. En varias ocasiones aparecen encuestas de la gente sobre la situación. Al principio apoyan al primer ministro haciéndole saber que están con él, que es una putada y que le comprenderían perfectamente si no lo hiciera (hay varios en contra, siempre los hay). Pero en un momento determinado ocurre algo que hace cambiar las tornas de las opiniones del pueblo: el sufrimiento. De nuevo aparecen los medios de información, de nuevo otro vídeo viendo a la princesa sufrir, de nuevo Youtube, de nuevo otra red social... es una bofetada, pero es la pura verdad.

Lo que creo, bueno no lo creo, es que es así, que desencadena el final del capítulo es la presión social. La presión social hace que nos dejemos guiar y hace que nos sintamos obligados a hacer locuras tales como hacerle el amor a un cerdo, la misma presión social que cuando lo está viendo hace ascos y empieza a darle vueltas a su conciencia y se arrepiente de los hechos.

Repito, una obra maestra digna de ver. Eso es todo por hoy...