16 nov. 2010

Flor venenosa

Hoy me quedé mirándote. Vagante flor que gira buscando el calor del astro amarillo. Hipnotizante, tú, e hipnotizado, yo, he contemplado como contoneabas tu alargado, fino y espumoso tallo cual pavo real en posición de corteje. Vagabunda terrenal, empecinada en ser cobijo de seres voladores y alguna que otra vez, desilusión para unos enamorados, los cuales maltratan tu orgulloso y esbelto cuerpo arrancándote tus preciosos pétalos en pos de un juego de azar. Triste por ser otoño y un gélido día de noviembre. Alegre por saber que el sol te busca incesante, cual amado busca a amada. Impaciente porque el frío temporal termine y dé paso a las cálidas mañanas de primavera. Mañanas llenas de alboroto, gentío y tranquilidad.

Pero algo escondes tras esa vil máscara en la que te refugias. Un secreto oculto durante siglos, una manía que no descansa, una rutina condescendiente que busca trivialidad en lo anormal. ¿Eres flor o eres dolor? Más bien eres trébol de cuatro hojas, un Van Gogh con sus dos orejas, un Dhali sin Tiempo Muerto. Eres un nunca existió, un París sin su Torre Eiffel, un Nueva York sin su Estatua de la Libertad o un Tokyo sin su Cruce de Shibuya. Un mar sin olas, un desierto sin dunas. Un libro sin hojas, una canción sin melodía.

La melodía... sí, eso me gusta mucho. Oh flor venenosa... a veces pienso que el pensamiento es un idioma de signos... sin sentido.

10 nov. 2010

Los españolitos... esos grandes desconocidos

Antes de nada:
¡Caaaaari! Gracias por llamarme, gracias al menos, por intentar animarme un poquito en este día un pelín gris... jeje.

Edito lo que había aquí escrito.

No voy a darle más vueltas a ello. Vamos al lío.

Sí caballeros y señoritas, hoy voy a hablar sobre esos señores mariscales, duques y reyes que cada vez más abundan en nuestro país. Podríamos entrar en política, pero para qué, sólo quiero describirlos y criticar a los que sin ningún pudor se jactan de su condición política y defienden la derecha más extrema que durante tanto tiempo nos mantuvo oprimidos en esta piel de toro en la que habitamos.

¿Y a qué viene todo esto?

Muy sencillo, os lo explico. La primera semana de este nuevo curso académico, estaba disfrutando de una cervecita con mis nuevos compañeros de clase en un bar de Sevilla, fue entonces cuando un personaje que estaba sentado a mi lado comentaba algo así como que los de Izquierda Unida, a la feria de Sevilla este año, les había restado un par de días. Lo comprendo, ya que las cosas no están para tirar cohetes, no vi el problema. El problema llegó cuando dicho personaje con toda la tranquilidad y sinceridad del mundo dijo:

-¡Ay que ver los putos rojos estos...!

Antes de que digáis nada os quiero describir a esta... alimaña. 1'73m de altura (aprox.), 18 años, cuerpo escuchimizado, muy desaliñado, pelo grasoso, cara aceitosa y gafas que le quitan la poca gracia física que podría tener. Sí, es lo que más gracia me hace, que es una puta rata de laboratorio sabelotodo. Un "enterado" que no da pie a razones y le debate a profesores sobre física contradiciéndoles a sus explicaciones, un cara dura, lo dicho como dije al principio: un personaje.

Y lo peor de todo, lo peor de todo, es que cree que es un enrollado, que puede vacilar de algo... y sabe de sobra que es el hazmereir de la clase...

Como véis está fuera de lo normal para un españolito, pero todo esto se comprende cuando su padre, del que también vacila... ¡es policía nacional! No entro en casa de este... ni aunque me paguen por ello. Ya basta de los autómatas que sólo piensan en que los negros y los moros nos están invadiendo, de que no sirven para nada, de que si Franco levantara la cabeza todo esto iría a mejor, etc, etc, etc. Si eres de derechas, coméntalo, vamos a dialogarlo si quieres, discutamos sobre política... pero quédate en tu bando, no traspases la frontera.

Es fácil y sencillo, yo llevo 19 años haciéndolo. Dios, 19 años... ¡cómo pasa el tiempo! ¡Jejeje! Mañana... hablaré sobre aquellos maravillosos años.

¡Te quiero pequeña! Ya queda poquito para vernos... eso es lo único que me mantiene alegre.

EDIT: He olvidado poner un vídeo bastante gracioso jeje. Ahí va:

9 nov. 2010

Sobre la tediosa televisión y los dichosos estereotipos...

Esperando a que mi cuñada se duche para ducharme y después de estar toda la tarde deseando hablar con una persona para que me suelte una pequeña bordería porque tiene prisa... (Ejem ejem! ¡Aludid@ pase por recepción, gracias! =P jejeje!), me ha entrado la vena... implosiva, digo escritora del día.

¡Pero no sé de qué hablar! Esto es una crisis literaria en toda regla. ¿Hablamos de los estereotipos? ¿O hablamos de la telebasura que abunda estos días en la caja tonta? Mejor de los estereotipos... o mejor de ambas cosas. Voy a ser un poco "machista" y me centraré desde el punto de vista masculino, que nadie se ofenda por favor, si queréis me lo pedís y otro día hablo desde el punto de vista femenino. ¿Hace falta tener un cuerpecito más o menos formado/musculoso, en plan light, no a lo Schwarzenegger (sí, lo he tenido que buscar en Google), para que estés de buen ver y todo el mundo pueda hablar de ti?

¡Desgraciadamente sí!

Y es que a la mayoría de las mujeres de hoy en día les atrae este tipo de chicos... Evidentemente, no me admito en ese tipo de chicos, soy de a los que el viento los tira para atrás, mis medidas... digamos que están muy por debajo de la media, lo que he ido al gimnasio, ha sido exclusivamente para cansarme y de lo único de lo que me siento orgulloso... (no es lo que pensáis) es de mis ojos. Me gustan mis ojos, el color que tienen, las pintitas marrones que salpican a uno de ellos... Bueno, que me lio, por ello, con todo lo anterior me siento orgulloso y me considero un tio con suerte al tener a la persona que tengo a mi lado, que, por lo que conozco de ella, no le van mucho los estereotipos, ¿verdad? xD (ojo, pregunta trampa). Aparte también tengo que decir que mi novia, a parte de ser una maravillosa persona, con una personalidad bestial, está... muy buena y es preciosa. Espero que su madre no lea esto jejejeje.

Es raro que yo esté hablando de este tipo de cosas, pero últimamente estoy un poco obsesionado con mi persona, físicamente y psicológicamente. Soy de la opinión de que a todo el mundo le gusta cuidarse y gustarse a sí mismo ¿no? El típico comentario de "he echado un poco de tripita" o "mira la curva de la felicidad" son comentarios muy diarios y creo que todo es culpa de la maldita publicidad y el maldito marketing que intentan vendernos un estilo de vida, para muchos imposible y unas medidas de tira y afloja.

Sí, los sucesos inexplicables de los que hablaba el otro día tienen un poco que ver (una mínima parte) con lo que estoy contando en estos momentos. Pero no vienen al caso ahora.

Repasando el guión me he quedado estancado...

Odio Gran Hermano. Aparte de que somos el país europeo que más ediciones ha tenido, creo que cada edición ha ido degradando un poco más al programa, a todas las personas que en esa maldita casa han habitado y a Mercedes Milá. Madre mía, con lo que me gustaba esa mujer antes (periodísticamente hablando, no me van las abuelitas), ¡cómo ha podido degradarse tanto! El otro día, mi hermano y mi cuñada lo estaban viendo y yo ni miraba a la tele, pero escuché de Mercedes algo así como:
-Le vi los huevos y un cacho de polla así de largo (os podéis imaginar el gesto vosotros).

Señores... ¿a dónde vamos a parar? Lo dejo como reflexión...

Eso es todo. Mañana hablaré sobre los señoritos que cada vez más, salen a la luz en esta... iba a decir nación, pero con decir mi clase, o Sevilla, me basta y me sobra.

¡Te quieeeeeeeeero pequeña!

6 nov. 2010

Sucesos inexplicables

Sí señores. Hay sucesos inexplicables entre nosotros que jamás llegaremos a comprender. Cosas de la vida supongo...

Nada más. Breve y conciso.