22 nov. 2012

Desvariaciones de un pequeño loco

Recuerdos de mi niñez y amores que no volverán. De esa tinta está pintada la última semana. A veces siento que todo es muy, muy, muy efímero. Sé que esta frase la usa el 90% de los mortales, perdón, quito a los canis, el 80%, pero es que todo es muy, muy, muy efímero.

Es un clásico, lo sé, pero no pidamos peras al alcornoque. Cuando no hay, no hay o como dijo Parménides en su principio de no contradicción: lo que es, es; y lo que no es, no es.

¡Ole tus cojones Parménides, te has lucío padre!

Pero Parménides no era ni un tonto ni un loco, o quizás sí, pero eso es lo de menos, por ello ahora me remito a una frase de Mark Twain: un hombre con una nueva idea es un loco hasta que ésta triunfa. Y Parménides triunfó, de hecho saltó a la historia como gran filósofo... ¿griego? Por eso hoy, antes de seguir desvariando, os animo a que cualquier idea por muy loca que sea, la desarrolléis hasta que se cumpla. ¿Sabía Mark Zuckerberg que iba a ser el multimillonario más joven a día de hoy en la lista anual de multimillonarios de la revista Forbes? ¡NO! Y todo lo empezó desde su habitación en Harvard, como una simple broma. Me lo imagino con sus colegas bebiendo cervezas: venga, vamos a reunir a todas las cachondas de Harvard en una página web y la vamos a llamar... mmmmm... EL CARALIBRO.

Y si caéis una y otra vez recordad esta frase de Thomas Edison (y ya paro con las dichosas frasecitas): no he fracasado, he encontrado mil maneras en las que esto no funciona.

Todo esto de los sueños, las ideas locas y lo efímero de la vida viene a cuento porque me he despertado leyendo una noticia fascinante: El Curiosity podría haber encontrado vida en Marte. Aunque esa fórmula escogida por la prensa cañí, ese condicional compuesto ligado al pluscuamperfecto de subjuntivo que introduce en la parte de: "podría haber encontrado"... ¡NO ME DA NINGUNA SEGURIDAD!



Pero bueno, demos una oportunidad (¿otra?) a la NASA de hacernos creer que han encontrado vida en Marte. Espero no llegar al principio de no contradicción:

Supongamos por una décima de segundo que el rover, el Curiosity, ha encontrado unas huellas en Marte que corresponderían con las de una supuesta vida extraterrestre. Sólo suponedlo. Eso, señoras y señores, marcaría un hito en nuestra historia más reciente y más antigua. Este señor (el Curiosity no que es una máquina sino el que lo controla), John Grotzinger pasaría a los anales de la historia, por muy graciosa que pueda llegar a ser esta frase.

Aparte de coronar a este señor, la existencia de vida en otros planetas, como ha dicho mi amiga Virginia Alfaro hoy y parafraseo: callaría muchísimas bocas y dejaríamos de creernos el puto centro del universo. 

Creo que seríamos tan estúpidos que en vez de alegrarnos e intentar investigar para poder llegar a un intento de comunicación con estos extraterrestres, nos armaríamos hasta los dientes, la crisis dejaría de existir, invertiríamos (más, todavía si cabe) en armamento e iríamos a colonizar Marte. Y todo esto, señoras y señores, sin ningún tipo de pudor ni vergüenza. Orgullosos, contaríamos a nuestros hijos como, aparte de destrozar nuestro planeta, fuimos a destrozar otro. El ser humano es fascinante.

Pero señoras, señores y extraterrestres que puedan estar leyéndome: todo esto son suposiciones. Simples y vanas suposiciones. Imaginaciones y desvariaciones de un pequeño loco que intenta destripar Pedazitos de su Alma.

11 nov. 2012

Some feelings

Vueltas y vueltas. Un no parar de pensamientos. Más vueltas... La mente es compleja, estoy desbocado, no sé exactamente qué quiero y al instante siguiente sí lo sé. ¿Me estaré intentando engañar? Pues así no voy a conseguir nada, eso seguro...

Ni allí, ni allá, necesito que esté aquí, sin más. Evolucionar y madurar la situación, que todo fluya. ¿Y si...? Maldita pregunta. Sólo trae amargura: porque permite dejar volar tu imaginación, ilusionarte y acto seguido dejarte caer de bruces contra el suelo. A quemarropa y sin anestesia.

Que la vida es mu' puta y yo me he vuelto mu' malo...



This romeo is bleeding,
but you can't see his blood.
It's nothing but some feelings,
that this old dog kicked up.


It's been raining since you left me,
now I'm drowning in the flood,
you see I've always been a fighter,

but without you I give up

Now I can't sing a love song

like the way it's meant to be.
Well, I guess I'm not that good anymore,

but baby, that's just me.

6 nov. 2012

Los Monstruitos bajo mi cama

Hay unos Monstruitos bajo mi cama que a veces no me dejan dormir. La verdad no sé porqué os cuento esto, se supone que nadie puede saber de su existencia. Pero esta noche no puedo dormir y estoy harto de ellos, así que me he dicho: ¿por qué no?

Unos Monstruitos son pequeños y peludos, otros grandes y tienen pinchos. Algunos sólo tienen un ojo y éstos envidian a los que tienen tres. Hay uno que es azul, tiene gafas, un sombrero de copa y lleva un bastón. Me gusta llamarlo Sr. Monstruo. Podríamos decir que es el líder de Los Monstruitos. El Sr. Monstruo es el más viejo de todos. Ha vivido muchos años y tiene experiencia en todos los campos de la noche. Sabe cómo no dejarte dormir con tan solo guiñar un ojo... A veces delega sus funciones a otros Monstruitos para que éstos cojan experiencia y además así él pueda descansar. Son muchas noches sin dejarme dormir.

El Monstruito del Estrés es mi mayor enemigo. Es enorme, naranja y tiene unos cuernos tan grandes que cuando salta, atraviesan la cama y me pinchan. Contra él poco puedo hacer; tan solo organizarme mejor e intentar llevar las cosas al día. Pero es tan fuerte...

Tiene a su pareja: el Monstruito de los Problemas. Éste es más pequeño que él, de color verde y siempre van de la mano. Se quieren mucho y ya os imagináis qué pasa cuando salen juntos...

Hay uno que me da mucha pena. Es rojo, muy grande, tiene forma de corazón y está partido por la mitad. Es el Monstruito del Desamor. Éste me molesta poco, la verdad, pero siempre lo escucho llorando. Va buscando la mitad que le falta para poder sonreír. Ojalá pudiera ayudarle.

No todos los Monstruitos son malos, también hay algunos buenos. Está el Monstruito de la Felicidad, el Monstruito de la Lujuria (este te puede hacer disfrutar mucho), el Monstruito de la Sonrisa o el Monstruito de la Fiesta. Éste último es blanco, lleva un cono de cartón en la cabeza y lleva como collar muchas serpentinas de distintos colores. Es bueno sólo a veces, depende de cuántas ganas de fiesta tenga.

Hay Monstruitos que no te dejan dormir por la noche. Pero hay uno muy especial que no me deja levantarme por la mañana. Ya sabéis quién es, ¿no?

El Monstruito de la Pereza.

El Monstruito de la Pereza es tan fuerte como el del Estrés. Es atemporal, no respeta los despertadores ni las obligaciones. Lo único que quiere es dormir, o simplemente dejarte tumbado en la cama hasta que el tiempo apremia y tienes que ir corriendo a todos lados. Me cae fatal, lo odio muchísimo.

Tras tantos años todavía no sé qué les motiva a molestarme. Todavía no sé por qué largas temporadas de noche me dejan dormir y de repente, un día cualquiera, salen a la oscuridad a hacerme sufrir. El Sr. Monstruo es un Monstruo muy sabio y seguro tendrá una razón de peso, él no molesta por molestar, para eso están sus Monstruitos. Algún día bajaré de mi cama, me agacharé y entraré en el Mundo de los Monstruitos, su mundo, a ver si quiere explicármelo.

Mientras tanto sólo puedo intentar que me entre sueño contándoos historias como esta. Si algún día entro en su mundo... os lo contaré.

Buenas noches

3 nov. 2012

De la amistad y las (no) barreras del tiempo

Creo que el término amistad no está bien definido en ningún diccionario. Hay límites que las palabras no pueden traspasar. Yo voy a intentar hacerlo, aunque sé que no lo conseguiré.

amistad.
(Del lat. *amicĭtas, -ātis, por amicitĭa, amistad).
1. f. Afecto personal, puro y desinteresado, compartido con otra persona, que nace y se fortalece con el trato.

Afecto personal, cariño, una risa, una sonrisa, un hecho, un gesto, una anécdota... una anécdota tonta que dura días enteros. Un guiño, una palabra, una acción, mimetizarte con el ambiente, sentir el ambiente, pensar que es imposible que el tiempo no haya degradado nada

4. f. Afinidad, conexión entre cosas.

Error. ¿Cosas? Cosas no, PERSONAS. Personas maduras que pueden hablar durante casi 72 horas sin parar y no cansarse y sentir, como ya he dicho, que el tiempo no ha pasado. Que todo se detuvo hace 3 años y ahora vuelve para seguir su camino, para evolucionar, para conseguir nuevos retos y nuevas experiencias.


6. f. ant. Deseo o gana de algo.

Deseo o ganas de un reencuentro, de ese abrazo que detuvo a toda la estación, de aquella comida en el paraiso del Rock en la que intentamos arreglar el mundo. Ganas de que no acabe y ganas de que vuelva a ocurrir. Ganas de conocer, ganas de intriga, ganas de secretos, de antiguas anécdotas e historias que parece que están ya en blanco y negro... o en sepia. Historias amargas e historias divertidas. Deseo de que la historia pudiera volver a repetirse, pero con distintos parámetros, distintas circunstancias y por qué no, distintas personas.

Imaginar es gratis, no cuesta nada y mola mucho.

No me lo creo. Es imposible. El tiempo... Tio, Pepe me alegro mucho. Esta calle te va a encantar. Esto es Plaza Cataluña. La Fnac, ¡mi sitio favorito! Alaaa, ¡cómo mola! Dios pero esta tienda de discos es la polla. ¿Por qué no viviré en Barcelona? Me estoy enamorando de Barcelona. La pedrera, típico. (Correr). Maldita cuesta. Mira la Sagrada Familia. ¡Coño, una casa de okupas! Hazme una foto desde allí. Mira que imagen... Te invito a comer. Parece que estamos arreglando el mundo. (Risas). (Más risas). Mooji. En algún momento dejará de entrar gente, ¿no?. Si estáis aquí es por algo. Os traigo una tarjeta. (Rayadas mentales). (Otra foto). (Correr). Encima se tiene que parar ahora el tren. (Más correr). Lo siento, pensaba que la toalla era la mía. (Risas). (Correr). ¡No vamos a llegar, corre! Mamá, ¿nos puedes llevar, por favor? ¡LA COMIDA, LA COMIDA SE NOS HA OLVIDAO! La jungla en el tren. (Miedo, mucho miedo). Vamos a cantar It's my life. Dios, no me he escuchado nada. ¡Qué mal! (Nos animaban). Vamos a Mojito. ¿Y tú de qué conoces a Irene? Muchos años. Amistad preciosa. ¡VAMOS A JUGAR AL NINJA! (Muchas, muchas risas). (Llovía mucho, ¡pero qué bonito era!). ¿¡13 pavos!? Vamos al badulake. (Muchas risas). ¡Es que Adriana casi se cae! (Muchas más risas). Me ha encantado conoceros, ojalá pueda volver pronto. Un placer. (La lluvia sobre nosotros). Plaza España es muy bonita... incluso con este chaparrón. La ropa está calando. Estamos empapados. Jo, el Razz y la Sala Apolo. Me debes una. Vino y bombones. (Comida genial, casi en familia). Flipo con la playa de Vilanova. ¡Pero mira qué cielo! (Muchas fotos). No me lo puedo creer, de verdad. No sé qué estará pensando. (Cercanías. Estación. Tristeza.). Porque yo hice un juego... Sí, y la dinámica... (Palabras de despedida). Se acabó.

He podido sentir en mis carnes cómo la amistad y el cariño traspasan la barrera del tiempo y pueden ganarle a todo. Y volvería a hacerlo una y otra vez, por siempre. Gracias Irene. Gracias por demostrarme que todo es posible, que todos nuestros sueños, algún día se cumplirán. Gracias por enseñarme una ciudad en la que nuestro rollo está al orden del día y que no está tan lejos. Que por muchos kilómetros que nos separen, nuestro cariño y nuestro afecto se mantendrán intactos...

Te quiero mucho. De corazón.