9 nov. 2010

Sobre la tediosa televisión y los dichosos estereotipos...

Esperando a que mi cuñada se duche para ducharme y después de estar toda la tarde deseando hablar con una persona para que me suelte una pequeña bordería porque tiene prisa... (Ejem ejem! ¡Aludid@ pase por recepción, gracias! =P jejeje!), me ha entrado la vena... implosiva, digo escritora del día.

¡Pero no sé de qué hablar! Esto es una crisis literaria en toda regla. ¿Hablamos de los estereotipos? ¿O hablamos de la telebasura que abunda estos días en la caja tonta? Mejor de los estereotipos... o mejor de ambas cosas. Voy a ser un poco "machista" y me centraré desde el punto de vista masculino, que nadie se ofenda por favor, si queréis me lo pedís y otro día hablo desde el punto de vista femenino. ¿Hace falta tener un cuerpecito más o menos formado/musculoso, en plan light, no a lo Schwarzenegger (sí, lo he tenido que buscar en Google), para que estés de buen ver y todo el mundo pueda hablar de ti?

¡Desgraciadamente sí!

Y es que a la mayoría de las mujeres de hoy en día les atrae este tipo de chicos... Evidentemente, no me admito en ese tipo de chicos, soy de a los que el viento los tira para atrás, mis medidas... digamos que están muy por debajo de la media, lo que he ido al gimnasio, ha sido exclusivamente para cansarme y de lo único de lo que me siento orgulloso... (no es lo que pensáis) es de mis ojos. Me gustan mis ojos, el color que tienen, las pintitas marrones que salpican a uno de ellos... Bueno, que me lio, por ello, con todo lo anterior me siento orgulloso y me considero un tio con suerte al tener a la persona que tengo a mi lado, que, por lo que conozco de ella, no le van mucho los estereotipos, ¿verdad? xD (ojo, pregunta trampa). Aparte también tengo que decir que mi novia, a parte de ser una maravillosa persona, con una personalidad bestial, está... muy buena y es preciosa. Espero que su madre no lea esto jejejeje.

Es raro que yo esté hablando de este tipo de cosas, pero últimamente estoy un poco obsesionado con mi persona, físicamente y psicológicamente. Soy de la opinión de que a todo el mundo le gusta cuidarse y gustarse a sí mismo ¿no? El típico comentario de "he echado un poco de tripita" o "mira la curva de la felicidad" son comentarios muy diarios y creo que todo es culpa de la maldita publicidad y el maldito marketing que intentan vendernos un estilo de vida, para muchos imposible y unas medidas de tira y afloja.

Sí, los sucesos inexplicables de los que hablaba el otro día tienen un poco que ver (una mínima parte) con lo que estoy contando en estos momentos. Pero no vienen al caso ahora.

Repasando el guión me he quedado estancado...

Odio Gran Hermano. Aparte de que somos el país europeo que más ediciones ha tenido, creo que cada edición ha ido degradando un poco más al programa, a todas las personas que en esa maldita casa han habitado y a Mercedes Milá. Madre mía, con lo que me gustaba esa mujer antes (periodísticamente hablando, no me van las abuelitas), ¡cómo ha podido degradarse tanto! El otro día, mi hermano y mi cuñada lo estaban viendo y yo ni miraba a la tele, pero escuché de Mercedes algo así como:
-Le vi los huevos y un cacho de polla así de largo (os podéis imaginar el gesto vosotros).

Señores... ¿a dónde vamos a parar? Lo dejo como reflexión...

Eso es todo. Mañana hablaré sobre los señoritos que cada vez más, salen a la luz en esta... iba a decir nación, pero con decir mi clase, o Sevilla, me basta y me sobra.

¡Te quieeeeeeeeero pequeña!

No hay comentarios:

Publicar un comentario