1 may. 2012

Tirando de tu corazón

Hace años me encantaba el silencio. Ahora lo odio. Esa ausencia de sonido me pone nervioso. Me da miedo. Las circunstancias o los hechos. Las idas y venidas. Descubrimientos y alegrías. Experiencias y desengaños. No sé qué habrá podido causar este miedo, pero quiero que desaparezca. Y que lo haga rapidito...

Me pregunto si estaré haciendo bien en cada paso que doy. No quiero caer desde mil metros y no tener un pequeño colchón o una piscina con agua que me frenen la caída. A veces necesito respuestas como el respirar. Son respuestas difíciles de dar, por eso no formulo preguntas (recalculando jaja). Supongo que el tiempo lo dirá todo, pero esta sensación, este olor, me es tan familiar que solo de pensarlo... ¡ag! Como he resumido en mis post-its: NO PIENSES.

Quizás he tirado mucho últimamente. La ilusión me puede. Equilibrar la balanza no es fácil, lo reconozco, pero tampoco es difícil y sé que puedo (y quiero) hacerlo. Como he dicho muchas veces... esto no puede ser tan complicado.

De todas formas tiempo no es lo que quiero, quiero hechos. Y quiero aprovechar esos hechos mientras pueda. No es tan difícil de entender.

1 comentario:

  1. Entiendo perfectamente ese miedo al silencio, al..."vacío", a la soledad al que te refieres. Lo he sentido muchas, muchas veces. En situaciones como estas lo que podemos hacer los demás es escuchar, y como mucho intentar ayudar compartiendo experiencias que ya hayamos superado. Yo te diría que si ahora no quieres-puedes estar solo, haz lo posible por no estarlo. Este tramo del camino también pasará, y necesitarás recuperar tus espacios. Escucha a tu cuerpo y tu mente continuamente, y recalcula cuantas veces sea necesario. No es sencillo contestar a determinadas preguntas. Tómate tu tiempo... Aquí me tienes. La rubia

    ResponderEliminar