6 nov. 2012

Los Monstruitos bajo mi cama

Hay unos Monstruitos bajo mi cama que a veces no me dejan dormir. La verdad no sé porqué os cuento esto, se supone que nadie puede saber de su existencia. Pero esta noche no puedo dormir y estoy harto de ellos, así que me he dicho: ¿por qué no?

Unos Monstruitos son pequeños y peludos, otros grandes y tienen pinchos. Algunos sólo tienen un ojo y éstos envidian a los que tienen tres. Hay uno que es azul, tiene gafas, un sombrero de copa y lleva un bastón. Me gusta llamarlo Sr. Monstruo. Podríamos decir que es el líder de Los Monstruitos. El Sr. Monstruo es el más viejo de todos. Ha vivido muchos años y tiene experiencia en todos los campos de la noche. Sabe cómo no dejarte dormir con tan solo guiñar un ojo... A veces delega sus funciones a otros Monstruitos para que éstos cojan experiencia y además así él pueda descansar. Son muchas noches sin dejarme dormir.

El Monstruito del Estrés es mi mayor enemigo. Es enorme, naranja y tiene unos cuernos tan grandes que cuando salta, atraviesan la cama y me pinchan. Contra él poco puedo hacer; tan solo organizarme mejor e intentar llevar las cosas al día. Pero es tan fuerte...

Tiene a su pareja: el Monstruito de los Problemas. Éste es más pequeño que él, de color verde y siempre van de la mano. Se quieren mucho y ya os imagináis qué pasa cuando salen juntos...

Hay uno que me da mucha pena. Es rojo, muy grande, tiene forma de corazón y está partido por la mitad. Es el Monstruito del Desamor. Éste me molesta poco, la verdad, pero siempre lo escucho llorando. Va buscando la mitad que le falta para poder sonreír. Ojalá pudiera ayudarle.

No todos los Monstruitos son malos, también hay algunos buenos. Está el Monstruito de la Felicidad, el Monstruito de la Lujuria (este te puede hacer disfrutar mucho), el Monstruito de la Sonrisa o el Monstruito de la Fiesta. Éste último es blanco, lleva un cono de cartón en la cabeza y lleva como collar muchas serpentinas de distintos colores. Es bueno sólo a veces, depende de cuántas ganas de fiesta tenga.

Hay Monstruitos que no te dejan dormir por la noche. Pero hay uno muy especial que no me deja levantarme por la mañana. Ya sabéis quién es, ¿no?

El Monstruito de la Pereza.

El Monstruito de la Pereza es tan fuerte como el del Estrés. Es atemporal, no respeta los despertadores ni las obligaciones. Lo único que quiere es dormir, o simplemente dejarte tumbado en la cama hasta que el tiempo apremia y tienes que ir corriendo a todos lados. Me cae fatal, lo odio muchísimo.

Tras tantos años todavía no sé qué les motiva a molestarme. Todavía no sé por qué largas temporadas de noche me dejan dormir y de repente, un día cualquiera, salen a la oscuridad a hacerme sufrir. El Sr. Monstruo es un Monstruo muy sabio y seguro tendrá una razón de peso, él no molesta por molestar, para eso están sus Monstruitos. Algún día bajaré de mi cama, me agacharé y entraré en el Mundo de los Monstruitos, su mundo, a ver si quiere explicármelo.

Mientras tanto sólo puedo intentar que me entre sueño contándoos historias como esta. Si algún día entro en su mundo... os lo contaré.

Buenas noches

No hay comentarios:

Publicar un comentario