22 nov. 2012

Desvariaciones de un pequeño loco

Recuerdos de mi niñez y amores que no volverán. De esa tinta está pintada la última semana. A veces siento que todo es muy, muy, muy efímero. Sé que esta frase la usa el 90% de los mortales, perdón, quito a los canis, el 80%, pero es que todo es muy, muy, muy efímero.

Es un clásico, lo sé, pero no pidamos peras al alcornoque. Cuando no hay, no hay o como dijo Parménides en su principio de no contradicción: lo que es, es; y lo que no es, no es.

¡Ole tus cojones Parménides, te has lucío padre!

Pero Parménides no era ni un tonto ni un loco, o quizás sí, pero eso es lo de menos, por ello ahora me remito a una frase de Mark Twain: un hombre con una nueva idea es un loco hasta que ésta triunfa. Y Parménides triunfó, de hecho saltó a la historia como gran filósofo... ¿griego? Por eso hoy, antes de seguir desvariando, os animo a que cualquier idea por muy loca que sea, la desarrolléis hasta que se cumpla. ¿Sabía Mark Zuckerberg que iba a ser el multimillonario más joven a día de hoy en la lista anual de multimillonarios de la revista Forbes? ¡NO! Y todo lo empezó desde su habitación en Harvard, como una simple broma. Me lo imagino con sus colegas bebiendo cervezas: venga, vamos a reunir a todas las cachondas de Harvard en una página web y la vamos a llamar... mmmmm... EL CARALIBRO.

Y si caéis una y otra vez recordad esta frase de Thomas Edison (y ya paro con las dichosas frasecitas): no he fracasado, he encontrado mil maneras en las que esto no funciona.

Todo esto de los sueños, las ideas locas y lo efímero de la vida viene a cuento porque me he despertado leyendo una noticia fascinante: El Curiosity podría haber encontrado vida en Marte. Aunque esa fórmula escogida por la prensa cañí, ese condicional compuesto ligado al pluscuamperfecto de subjuntivo que introduce en la parte de: "podría haber encontrado"... ¡NO ME DA NINGUNA SEGURIDAD!



Pero bueno, demos una oportunidad (¿otra?) a la NASA de hacernos creer que han encontrado vida en Marte. Espero no llegar al principio de no contradicción:

Supongamos por una décima de segundo que el rover, el Curiosity, ha encontrado unas huellas en Marte que corresponderían con las de una supuesta vida extraterrestre. Sólo suponedlo. Eso, señoras y señores, marcaría un hito en nuestra historia más reciente y más antigua. Este señor (el Curiosity no que es una máquina sino el que lo controla), John Grotzinger pasaría a los anales de la historia, por muy graciosa que pueda llegar a ser esta frase.

Aparte de coronar a este señor, la existencia de vida en otros planetas, como ha dicho mi amiga Virginia Alfaro hoy y parafraseo: callaría muchísimas bocas y dejaríamos de creernos el puto centro del universo. 

Creo que seríamos tan estúpidos que en vez de alegrarnos e intentar investigar para poder llegar a un intento de comunicación con estos extraterrestres, nos armaríamos hasta los dientes, la crisis dejaría de existir, invertiríamos (más, todavía si cabe) en armamento e iríamos a colonizar Marte. Y todo esto, señoras y señores, sin ningún tipo de pudor ni vergüenza. Orgullosos, contaríamos a nuestros hijos como, aparte de destrozar nuestro planeta, fuimos a destrozar otro. El ser humano es fascinante.

Pero señoras, señores y extraterrestres que puedan estar leyéndome: todo esto son suposiciones. Simples y vanas suposiciones. Imaginaciones y desvariaciones de un pequeño loco que intenta destripar Pedazitos de su Alma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario