18 mar. 2013

¡¡Felicidades mamá!!

Hoy es el día de la persona más especial y más bonita que existe en mi vida y lo han declarado fiesta en Madrid como no podría ser de otra manera. Hoy es el cumpleaños de mi madre.

Te escribo estas líneas porque hablarte por teléfono cuesta dinero y así casi que sé expresarme mejor. Quiero decirte tantas cosas que por una parte, seguro que alguna se me olvida y por otra... no sé por dónde empezar.

Llegaste al mundo para hacernos felices, llegaste al mundo para ser una persona enorme, increíble. Una persona que no pasas sin mirarla antes dos veces. Una persona que una vez la conoces, te abre todo su corazón y te ayuda en todo lo que puede. Una persona humilde, serena, luchadora y trabajadora como la que más.

Una madre. Mi madre. Nuestra madre.

Gracias por siempre confiar en nosotros, gracias por siempre apoyarnos, gracias por regañarnos cuando tenías que hacerlo. Gracias por enseñarme la vida... y por dármela también. Gracias por hacerme ser tu niño pequeño, porque a mí me encanta serlo. Gracias por levantarte todos los días tempranito para traer el pan a casa. Gracias por ser tan luchadora como sólo tú sabes serlo. Gracias por no perder la esperanza cuando el resto de nosotros casi la había perdido. Gracias por tener siempre una sonrisa en tu rostro aún cuando los momentos difíciles nos rodean. Gracias por haberme dado infinitas oportunidades en cada error cometido en mi vida, esas oportunidades me han enseñado que las caídas duran un suspiro si tienes a alguien que te quiere al lado. Gracias por alegrarte cuando yo lo he hecho, nada me hace más feliz. Gracias por abrazarme y por pedirme aquellos besos antes de irme a dormir. No podría haber dormido sin ellos.

Gracias por entrar en nuestras bromas, eres una madre molona y todos lo sabemos jeje. Gracias por la libertad que nos has dado porque sin ella no hubiéramos crecido y no seríamos las personas que somos a día de hoy. Gracias por dejarnos experimentar... al menos a mí jeje. Gracias por tu comprensión en cada momento. Gracias por tus palabras. Gracias por tus consejos, que están grabados a fuego en mi mente: no llores por haber perdido el sol... porque las lágrimas no te dejarán ver las estrellas. Gracias por tus te quiero.


Hemos pasado momentos difíciles como sólo los Camacho Manfredi sabemos, pero... ya todo va viento en popa, ¿verdad? ¿Recuerdas aquella negra navidad? ¿Recuerdas los años anteriores? ¿Recuerdas todas las tristezas que puedas recordar? Son sólo un mal recuerdo comparado con lo que tenemos hoy, una imagen comparado con la película que hoy vivimos. Unas frases en la historia de nuestra vida, que no olvidamos. Porque somos una familia y siempre lo seremos. Pase lo que pase.

Te quiero mami, te quiero muchísimo. Jamás lo olvides




PD: Cuando vengas, te hago otra fotito como esta... ¡o incluso mejor!

1 comentario:

  1. Muchas gracias, corazon. Solo he hecho lo que cualquier madre haria. Vosotros tres sois mi razon de vivir y mi vida entera, pero eso no tiene ningun merito. Os quiero mucho. Gracias por ser como eres, no cambies nunca. Eres preciooso por dentro y por fuera. Muchos besos.

    ResponderEliminar