4 mar. 2013

Temporal de perros

Demasiado tiempo sin aparecer por aquí. No escribir no me hace ningún bien. Todo se amontona en mi cabeza y tiene que salir por algún lado, así que... antes de explotar, mejor aclarar ideas. He hablado un millón de veces de los caminos y de las bifurcaciones. De los trenes y de los cercanías en los que debes o no debes montarte. De las piedrecitas del camino que echas en tu mochila y te acompañan largo tiempo para luego desecharlas porque en realidad no te hacían ningún bien.

Me he equivocado muchísimas veces en mi vida... y eso que soy Virgo: perfeccionista, cuadriculado, metódico, tranquilo... Quizás por eso creo que me equivoco y en realidad no son equivocaciones, sino alternativas. Me siento mal cuando algo no me sale como pensaba, me siento mal de verdad. Dependo mucho de otros, de lo que ellos puedan sentir, de lo que pueda o no pueda hacerles mi persona.

Ya sé que eso está fatal, que nadie se muere por nadie y que nadie es tan importante como para anteponerlo en tu vida. Pero así soy yo, va conmigo, no puedo cambiarlo. Tendría que volver a nacer. Y paso de sufrir, de aprender, de disfrutar y de reír todo lo que ya he sufrido, aprendido, disfrutado y reído. Y paso porque lo que me queda por delante, seguro que es mucho mejor. No diré que se acabaron las vacaciones sentimentales, pero ya basta de vagar sin rumbo. Basta de dejarme llevar y no intentar adivinar qué va a pasar, no pensar en las consecuencias. Eso no va conmigo y para convertirme en lo que siempre odié... ya habrá tiempo... ¿o no? Sólo sé que no sé nada.

No decidir también es una decisión. Me dijeron hace poco. No me siento un cobarde por no elegir, pero esa frase... tiene toda la razón del mundo. No puedo permitirme más sentimientos sin control porque como ya he dicho, soy perfeccionista, cuadriculado, metódico, tranquilo... Vivo la vida, sí, pero a mi manera. Estaré más o menos acertado, pero es lo que decido, es mi vida y no la de otro u otra.

Basta de dar explicaciones, basta de sentir un juicio en mi persona por cada gesto, palabra o movimiento que realizo. Basta de presiones y de poner en duda mi independencia. PUEDO ser independiente. Y los que más me conocéis y queréis, lo sabéis.

Este sin sentido en cada párrafo me pasa por no escribir tan a menudo. Hoy no pediré disculpas... porque de eso también estoy harto. El que quiera entender, que entienda.

Buenas tardes y feliz lunes a todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario