27 dic. 2009

Pisadas certeras

La verdad, no es un buen momento para ponerme hablar sobre los pasos que he hecho bien en estos últimos digamos... 4 ó 5 meses. Muchas cosas han ido bien desde el día 8 de agosto, aquel que fue un día agridulce para mí. Agrio porque me rompían mi ciego corazón una vez más. Dulce porque conocí a la persona más maravillosa que he conocido nunca, la que hoy mismo marca el sentido de mi vida, el rumbo de mis pensamientos y el latido de mi corazón.

Fue como amor a primera vista, ambos nos fijamos en el otro, quizás por sentimientos contrarios o quizás porque a ti te sonaba mi cara, sí, ahora que lo pienso, más bien sería eso jeje. Aunque yo tuviera novia (hasta esa misma noche claro), me impresionó y estuve hablando varios días de ella, de cómo magistralmente me había reconocido, de lo guapa que era y de la impresión que me causó simplemente que me hubieras dirigido la palabra.

(Un poco de ego) La verdad nunca me he considerado una persona atractiva físicamente, sí quizás psicológicamente. Me desenvuelvo fácilmente en cualquier ambiente, no tengo problemas para relacionarme, soy bueno (o al menos intento serlo) con los demás, siempre intento sacrificarme al máximo por quienes me importan... en fin, la verdad poco más. Pero que aquella chica, perdón, que aquella preciosa chica se fijara en mí y le gustara, la verdad, no tiene precio. Siempre lo he dicho: eres la persona más maravillosa que he conocido nunca, la que ha cambiado mi vida por completo, la que me ha hecho sentir cosas nuevas como que simplemente alguien hiciera de corazón algo por mí, la que ha aguantado mis penas y mis sentimientos por teléfono cuando simplemente llevábamos una semana conociéndonos, la que (y perdóname) me ha hecho sentir miedo por quizás no quererte lo suficiente. Eso no lo hace cualquiera, tienes el don de cambiar la vida de los que te rodean con una simple sonrisa...

Oh... la sonrisa, se me olvidaba, la eterna sonrisa. Podría llevarme semanas hablando de su sonrisa. Esa sonrisa que te puede dejar sin aliento con sólo verla, la que te puede hacer saltar una lágrima (como a mí al escribir esto), con sólo imaginártela. ¡Cuánta felicidad en un instante! Enamoras sólo con esa sonrisa. Puedes hacer cambiar el día a una persona que está triste, decaída, con sólo escucharte reírte. Tienes también ese don, consérvalo aunque sea sólo para mí por favor.

La verdad es que cuando al principio tenías dudas, tuve miedo de perderte, tuve mucho miedo y en momentos extremos se me ocurrió aquello de tirar las cosas en el puerto. Jamás, con cualquier otra persona se me hubiera ocurrido eso. Pero eres tú, simplemente tu presencia, la que hace que al menos yo, haga cosas que por otras personas no haría. Tienes ese don.

La gente ha hablado, ha hablado mucho. Pero yo no te veía así, te quería ver diferente. No escucho a los demás nunca, no prejuzgo a las demás personas sin conocerlas (aunque algún fallo haya tenido siempre). Toda persona puede haber sido de una manera, puede haber hecho cosas mejores o peores en el pasado. Pero todo el mundo merece una oportunidad, todo el mundo necesita cambiar cuando tiene al menos dos dedos de frente, cuando ve que lo que ha hecho no está bien o cuando simplemente no es consciente de ello. Yo te di esa oportunidad para conocerte, no tenía nada que perder (al menos eso no lo sabía en aquel momento), pero hoy en día, sé que podría haber perdido a la mejor persona, amiga, novia, rollo, como quieras llamarlo, del mundo. A día de hoy también sé que no te mereces sólo una oportunidad para que la gente te conozca, se relacione contigo o haga lo que sea, sino que te mereces todas las oportunidades del mundo. Yo con tal de no perderte, haría cualquier cosa y créeme cuando digo cualquier cosa. Coño, por quererte te quiero hasta de enemiga si con eso no dejas de verme, hablarme o abrazarme.

Me han pasado muchas cosas buenas en estos últimos 4 ó 5 meses, pero es que... todas han sido contigo. A recordar entre muchas otras:
13 de septiembre: Un día después de cumplir los 18 años voy a tu casa a ayudarte a estudiar, la verdad después del fiasco (por culpa mía) de la primera cita, no esperaba mucho ese día, pero me daba igual, sólo quería estar contigo. Pero cuál es mi sorpresa: es el día de nuestro primer beso. Aquella situación, las condiciones climatológicas, la postura de ambos, lo que hacías en ese momento... jamás se me olvidará, porque fue un día muy feliz para mí. Te quiero.

La verdad es que pasamos un gran mes, o al menos a mí me encanto, hicimos mil cosas juntos, cosas que yo no había hecho nunca porque bueno, tenía coche y era un mundo nuevo.

Reconozco que he tenido que mirarlo, pero tampoco soy una máquina jeje.

17 de septiembre: Fue nuestra primera foto juntos, esa foto, aquella con las lenguas sacadas (qué cerdos xD), no se me olvidará jamás. Aunque en realidad la primera foto que te hice fue la que te tapabas la cara en el BK. Justo antes de taparte sonreías de una manera que... puf, podría consumirme de felicidad. Te quiero.

18 de septiembre: Justo un día después, más fotos. Pero esta vez en el parque de al lado de tu casa. Hacía un viento... mu malo jeje, y encima me despeinaste. Recuerdo que estábamos tumbados en el tobogán y tu madre respondió a mi toque... me encantó ese momento jejeje. Te quiero.

24 de septiembre: Te llevé al Bambú a que probaras el batido helado. Casi me manchas con él, pero nada... te lo hubiera perdonado =P Te quiero.

27 de septiembre: Domingo, día triste para mí últimamente. Pero cómo no, tú supiste hacer que fuera increible. Hacía una calor... joder, insoportable, pero sentados en aquella "caseta" de madera, dibujando con arena sobre la mesa... mejor no sigo. Te quiero.

4 de octubre: Me lo pasé genial con tus amigos, el lío al pagar de la cena, la Reserva, el cumpleaños de Sandra, el billar... todo. Y luego las fotos en el coche: el corazón mal hecho, tú con cara de enfadá, yo que no quería fotos... momentos inolvidables. Te quiero.

23 de octubre: La verdad es que esta tarde comenzó contigo siendo muy borde conmigo y yo comiéndome la cabeza a ver qué cojones había hecho mal, vamos, como casi siempre (lo de comerme la cabeza digo =P). Pronto comprendí qué te pasaba y bueno, sólo intenté hacer que todo fuera lo mejor posible, resistiendo como un machote todas tus embestidas y poniendo cara feliz al asunto. Al final funcionó, sonreíste, teníamos una puesta de sol maravillosa en la playa (aunque un poco lejos), teníamos hasta la luna... y un frío que te cagas. Te ofrecí mi chaqueta, ¿te acuerdas? pero cómo no, no la querías, pero a mí me dio igual, te la eché por encima y todos contentos jeje. Recuerdo a Superman azul y Doña Rogelia... foto que sí que jamás se me olvidará, la tengo grabada a fuego. Te quiero.

24 de octubre: Un día muy esperado: el concierto de El Canto Del Loco. Ese día lo recuerdo de principio a fin, todo, no se me ha olvidado nada... ni se me va a olvidar. La verdad, el concierto, de puta madre. Te quiero.

25 de octubre: Que no... que no he terminado con el 24, pero ya han pasado las 12 y es día 25. Bueno, momentos que recuerde así... pues que me mojaste de arriba abajo... ah y yo a ti también jeje. La canción Ékix, una de tus favoritas, me vino un impulso que no sabía si hacer o no, quizás era demasiado pronto, quizás te asustarías, quizás te irías del concierto, no sé, estudié todas las posibilidades mientras te abrazaba por detrás. Y a mí me abrazaba tu mochila, que por cierto... cómo pesaba xD. Pasaron varias canciones, no recuerdo cuáles la verdad y seguía dándole vueltas. Llegó la canción Besos y esa canción no miramos al escenario ni un momento, ni un solo segundo. El impulso se hizo realidad, me respondiste con una pregunta, no recuerdo cuál y pensé: ea, ya la he liado parda. Pero todo fue fruto de mi pesimismo, porque finalmente aceptaste... jamás lo olvidaré. Esa noche... fue una de las mejores de mi vida. Te quiero.

31 de octubre: Esa mañana me tenías... mu cansao, pero porque era por la mañana, estaba casi recién despierto, fuimos a Colón, hacía mucha calor y encima después... ¡fuimos de tiendas! Fuimos a Kiabi donde mi aburrimiento me hizo ponerme un "chubasquero" rosa mientras hablabas con tu madre. Pero, aunque cansado, era la persona más feliz del mundo. Te quiero.

Noviembre: De este mes no hay fotos, una lástima. Pero recuerdo que fuimos a casa de tu hermano, que esa noche lo pasamos... puf genial con Migue, Alicia, tu hermano... en fin, con todos. Eran cosas nuevas para mí y era muy feliz. Recuerdo que nos perdimos yendo a San Juan, bueno, es que quisimos tomar el camino más largo jeje. Yo iba acojonao, porque no estaba acostumbrao a conducir de noche y encima era una carretera que no había hecho en mi vida jeje. Me salté el stop, casi nos matamos jejeje. Es increible cómo pasa el tiempo y no te das cuenta de que no vas a volver a vivir esas cosas. No eres consciente de que tienes que disfrutarlas al máximo, porque serán las últimas, no hay más iguales... Te quiero.

Fin de semana del 27 de noviembre: Hace un mes exacto, hoy mismito llegabas a Córdoba para pasar el fin de semana, muy a tu pesar. Este quizás sea el gesto más verdadero que hayan hecho por mí y el que jamás olvidaré. No te gustaba Fito (al menos no es tu ídolo), pero allí estabas tú aguantando 2 horas de concierto, de pie, pasándolo bien supongo, pero bueno... Comenzaba un fin de semana que no olvidaré nunca. Por la mañana en la mézquita, yendo a buscar ropa para mí, conociste a Melody, te presenté como Melody jeje (lo sientoo =P), conociste mi Residencia (la que espero sea por poco tiempo más). Nos perdimos para buscar aparcamiento, (más que na hicimos un Tour por Córdoba jeje) tu hermano y Lucía se pelearon... más que na por nuestra culpa, comimos, por la tarde de tiendas, en el Corte Inglés, Migue que no encontraba su camiseta. Y por la noche... momento indescriptible. Te quiero.

10 de Diciembre: La verdad, tu mensaje me sorprendió, no me esperaba nada esa tarde pero mira tú por dónde, fue el día más maravilloso de mi vida. Gracias por confiar en mí, gracias por pensar que la persona influye, gracias por... todo, no sé, por todo. No escribo más por precaución.
Te quiero.

Diciembre: Tenemos las noches cuando salíamos con mis amigos, la noche del billar con Víctor, la noche que comimos (una vez más, porque no era la primera) en mi coche del McDonald, esa CBO. En fin... la verdad en este mes más tarde llegó un capítulo oscuro del que no me toca hablar hoy y del que tampoco creo que sea necesario hablar.

25 de diciembre: Sí, ya eran más de las 12 y fui a Aljaraque a que nos diéramos nuestros detallitos navideños. Que el mío, al menos, lo disfruto todo el tiempo que estoy sentado en el ordenador, es decir, todo el tiempo que estoy en mi casa. Cada vez que miro la foto, un escalofrío me recorre la espalda y sabes por qué, sólo de ver tu sonrisa. Sólo por recordar aquel momento.

Hasta hace dos días, que un pequeño haz de luz volvió a reflejarse en nosotros... no sé qué pasará, sólo espero que siga brillando.

Hoy es día 27 de diciembre, sé que no va a ser el mejor día de mi vida, pero siempre que no he esperado nada bueno de los días... algo precioso ha pasado, de modo que... no espero nada.

Finalizando, que llevo pues... casi una hora escribiendo esto. No hace falta que te lo diga pero, aparte de que te debía una actualización con las cosas buenas, quiero decirte que todo lo escrito, está escrito de corazón, no hay nada exagerado, no hay nada inventado, no hay nada escrito al azar. Espero no te duela nada de lo escrito, si fuera así, me lo dices y... borrado queda en un santiamén.

Podría finalizar como siempre, pero acabaría diciendo un simple:

Te quiero Amelie.


Jamás te recuerdo,
porque nunca te olvido,
tu cuerpo fue la guarida
favorita de mi cuerpo.

Hay una estela de ausencia,
de coincidencia literaria,
de locas armonías,
de pie azteca.

Y ahora tengo las arterias,
llenas de etcéteras
y un corazón espartano
y unas manos,
que creen en los milagros.

Pero son tan perezosos,
son tan impuntuales,
como hermosas tus tristezas,
como las mías fatales.

Y ahora tengo las arterias,
llenas de etcéteras
y un corazón espartano
y unas manos,
que creen en los milagros.

Y al límite de un temblor,
de conspiración divina,
el rumbo de tus sueños coincide,
con mis pesadillas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario