25 abr. 2010

Nada 1.0

Nada, vacío, así me siento hoy. Desesperado por esta calor que ya empieza a molestar, desesperado por no poder hacer nada, o no querer hacer nada. Desesperado por escuchar unas palabras que nunca llegan (no, no es lo que creéis, esta vez es menos obvio). Vacío por no sentir nada, por hacer lo mismo todos los días. Con un poco de ansiedad por lo que está por llegar, por lo que está pasando y por lo que ha pasado. Empiezo a notar que el vaso va a colmar en breve. Me bastan un par de frases para que cambie mi estado anímico, para que vaya de la alegría más incoherente hasta el más profundo de los abismos y viceversa. Demasiado susceptible, pero nada, no siento nada. Sé que no puede cambiar mi estado anímico sin sentir nada, pero... yo mismo entiendo qué significa ese nada.

Nada es mi palabra favorita, te saca de muchos apuros es muy versátil. Sirve para todo. Es una palabra comodín, lo sé, pero es a la vez muy interesante.

Yo antes no era así, ¿qué ha cambiado? Já, he aquí la respuesta:
NADA, no ha cambiado nada...

Entonces ¿por qué estoy así? ¿Adivináis lo que viene ahora?
Por NADA, no estoy así por nada...

Soy como una máquina que se mueve mediante unos protocolos ya establecidos. Sí algunos diréis este tio esta colgao, pero ojalá algún día os sintáis como yo me siento. Vacío, sin nada.

1 comentario: