1 ago. 2011

Ese puntito de luz

Últimamente parece que a todo el mundo le interesa lo que haga, todo el mundo tiene directrices que darme en mi vida cuando antes a nadie le importaba. Suena un poco egocéntrico pero no quiero darle ese matiz al asunto. Igualmente también digo que parece que hoy o últimamente se han relajado, ya no se cuenta conmigo, ¡genial! =D (*ironía*)

Cuando pedimos consejo lo pedimos sabiendo que seguramente esa persona quiera lo mejor para nosotros y no siempre se nos dará la respuesta que queremos escuchar. Pero jode muchísimo que la gente no acepte tus decisiones, que siempre se te pongan pegas y que lo único que hagan sea poner dificultades. Señores, la vida está para vivirla, si no se pone uno metas no se alcanza nada, si uno no sueña, no conseguirá nada. Puede que yo sea muy positivo y lo vea todo fácil (8). Pero hay veces que no soy tan fuerte y me derrumbo, eso sí, mi decisión está tomada y nada ni nadie va a cambiarla, eso por mis santos _ _ _ _ _ _ _...

Me han aconsejado que no cometa los mismos errores y eso sé que no va a pasar. Ya en algunos aspectos de mi vida estoy actuando de manera distinta a como he actuado en el pasado y me está yendo bastante bien, para que después digan que de los errores no se aprende. Como dije en la anterior entrada tengo un punto de madurez que no tenía hace tiempo.

Pero en esos momentos de derrumbe y también en los de felicidad miro al cielo o rebusco en mis recuerdos más recientes ese puntito de luz, ese que me aporta la claridad suficiente para recomponerme o para seguir pasándomelo bien. Tengo que dar las gracias a cierta personita, a ese puntito de luz por apoyarme en todo, para bien o para mal, hubiera decidido lo que hubiera decidido. De la noche a la mañana, sin esperarlo y sin pensarlo se ha convertido en alguien importante. Y a estas personas, no se las puede dejar escapar (aunque se me haya escapado por un tiempo bien lejos).

No me importa lo que diga la gente, lo que piensen, lo que critiquen. Sé que lo voy a hacer bien, sé que mi vida va a tomar por fin el rumbo que quise desde bien pequeño en todos los aspectos. Tendré que sacrificar mucho... pero no es para siempre, sólo un hasta luego.

Os dejo con la canción. Mi nueva canción favorita... =)



Quien negó que un te quiero es para siempre,
tal vez no aprendió a soñar.
Si vas quitándole la sal, la vida pronto quema,
date otra oportunidad.

Que no hay nada mejor que despertar,
sin preocuparme de si ya no estás,
saber que puedo regalarme todo lo que tú me das.

Ni quiero ni querré la soledad,
pero la siento cuando tú te vas.
Y sólo sé que voy detrás de ti,
detrás de ti no hay nada más.

Y se está haciendo tarde,
y está llegando el frío,
y si no estás me siento por momentos, tan vacío.
Con lo que vale un sueño,
y la mitad del mío,
te tumbaré en la arena y tú si quieres, haz lo mismo.

Que yo preguntaré...

Quién cambió mis problemas por la suerte
de sentirme tu mitad.
No te imaginas cuánto yo te guardo dentro
y te lo voy a demostrar.

Que no me imagino vivir más allá,
de unos milímetros de donde estás,
para que pueda dedicarme sólo a lo que tú me das.

En mi memoria yo te guardaré,
como el cristal con el que pude ver.
Y ahora sé que hay detrás de ti,
detrás de ti no hay nada más...

Y se está haciendo tarde,
y está llegando el frío,
y si no estás me siento por momentos, tan vacío.
Con lo que vale un sueño,
y la mitad del mío,
te tumbaré en la arena y tú si quieres, haz lo mismo.

No sé por qué me pierdes,
no sé por qué me rindo
y aún sigues pensando algunas veces,
que te olvido...

Y ahora que no te tengo,
y ahora que estoy vendido
te siento aún más cerca cuando yo hablo,
conmigo mismo...

Y cuando yo hablo,
y cuando yo hablo...
Conmigo mismo,
conmigo mismo...

¡Ehh!

¿Qué estás haciendo ahí?
¿Por qué, por qué no vienes?

Si se está haciendo tarde,
si está llegando el frío,
sólo te pido: ¡vuelve!

¿Es que no ves que se hace tarde...
y tengo frío?
¿Es que no ves que se hace tarde...
y tengo frío?

No hay comentarios:

Publicar un comentario