15 ago. 2010

Sunday... it's not a good day

Es domingo, no esperéis mucho de este día. La única forma en que la vida me sonríe los domingos es cuando pienso en ti, cuando estoy a tu lado y lo pasamos bien, nos reímos por nada y jugamos con los besos. Pero como siempre hay un pero...

Creo que el "pero" es que falta confianza. En el sentido de... hablar las cosas, hablarlo todo, no importa el qué. Los problemillas hay que hablarlos, sino se forma una gran bola de ellos y al final sale rodando carretera abajo y ese, y no otro, es el error que ya cometimos una vez. Y no pienso permitir que volvamos a cometerlo de nuevo, eso está... clarísimo.

La pareja no está sólo para salir con ella, ir al cine, tomar algo o echar el rato. Es también una persona amiga a la que contarle las preocupaciones. ¿Y por qué tengo que contarlas? Muy fácil: para nivelar la balanza, para que el peso que soporta cada uno de los individuos esté perfectamente equilibrado. Sabes que puedes contar conmigo para todo, quiero hacer todo lo que esté en mi mano para que esto salga adelante, ya no puedo decírtelo de otra forma, pero sí que puedo decírtelo muchas veces. Quiero que las preocupaciones sean llevaderas y no una sobrecarga del sistema.

Y recuerda, ante todo, te quiero, me encantas y no voy a dejar que nada estropee este sueño que estoy viviendo. ¡GRACIAS!

Lo dejo ahí, a modo de reflexión...

Y cambiando de tema:

Origen = ¡PELICULÓN!

¡Te quiero so pequeña! ¡Un besito enorme!

No hay comentarios:

Publicar un comentario