27 ene. 2010

Anónimo de ayer

No sé quién es el anónimo que me escribió ayer, pero esta entrada va para él. No va en plan borde, ni en plan defensivo, simplemente te aclaro algunos puntos de tu comentario.

Sí, está claro que si está todo el día en mi cabeza es por algo, pero ya es demasiado tarde para decidir nada. Lo hecho, hecho está, no va a cambiar. Se tomó una decisión que no conoces y que debo respetar.

Nunca. O al menos casi nunca, he echado cuenta a los consejos de nadie. No te puedo poner un ejemplo en el que sí lo haya hecho, por lo que supongo que nunca. Siempre he hecho no lo que me dice el corazón, porque éste, por suerte o por desgracia no habla, sino lo que dice mi mente, mi instinto, lo que creo conveniente en ese momento y lo que creo que es mejor para mi persona.

El cambio de aires no es para huir, no es para dar la espalda al problema. Es un cambio que necesito, es un cambio que va a ser vital en mi vida (o eso espero). Mis emociones últimamente son inestables, nunca he sentido esto y ese cambio de aires, ese cambio de rutinas ayuda a olvidar, ayuda a darme ese tiempo que necesito. El problema siempre va a estar ahí, no me voy a Londres un mes y cuando vuelva el problema ya no está. Sé que seguirá, pero las cosas se habrán calmado más, me habré acostumbrado a ello. ¿Qué crees, que en Londres no hay internet?, ¿que no hay móviles?, ¿que no hay Tuenti, ni MSN, ni redes sociales? Las hay y me apego mucho a ellas para conocer algo, para saber de alguien. Créeme si te digo que no dejaré de pensar en el problema ni un instante... como vengo haciendo todos estos días vaya.

Por otra parte, se nota que o me conoces poco, o crees que me conoces mucho. ¿Dar pena?, ¿de verdad crees que intento dar pena? Esta es la única parte de tu comentario que me ha indignado un poco. Sí, está claro que mis entradas están llenas de sentimientos negativos. ¿Pero sabes por qué lo hago? yo creo que no. Si escribo este Blog es porque es de la única forma con la que me puedo desahogar, es la única forma con la que expreso todos los pensamientos que tengo en la cabeza. Es como una liberación momentánea que me transmite paz y tranquilidad. Mi otra forma de desahogarme es encima de un escenario, transmitir todas las sensaciones a través del cuerpo, poder chillar un guión escrito sin que la gente sepa que en realidad grito otra cosa. No escribo para dar pena, amigo mío, escribo para mí. Sí, lo cuelgo en internet, dejo el link en mi msn para que la gente entre y lea. Pero no obligo a nadie, de verdad que no, nunca he obligado a nadie a nada. Y nunca lo haré, por supuesto.

También decirte que en mi vida me arrepiento de poquísimas cosas y con la persona que está últimamente en mi cabeza, no me arrepiento de nada. Me siento "bien" con lo que he hecho, me siento tranquilo porque sé que todo lo que hice, lo hice de verdad, lo hice con sentimiento...

Por último decirte que siempre he aceptado con buena cara todas las críticas que me han hecho. Y las tuyas me ayudan mucho, aunque difiera contigo en algunos aspectos. Está claro que desde fuera uno ve las cosas de otra manera, yo incluso a veces también lo hago. Pero que, como todo el mundo, sigues siendo bienvenido/bienvenida a este Blog. Espero no te haya molestado nada de lo escrito, porque créeme, que no iba con tal intención.

1 saludo mi querido desconocido/a.

1 comentario:

  1. Me encanta tu Blog, lo leo todos los días

    ResponderEliminar