17 ene. 2010

Domingo

Salgo a la calle a pasear a mi perro y ¿qué me encuentro?

Pues me encuentro ante mis ojos con una absoluta tranquilidad. Voy con la música en mis auriculares y no tengo que subir el volumen más de lo normal porque un coche no me deja escuchar o porque los niños que salen del colegio no paran de gritar.

Apenas unas pocas personas en la calle y van tranquilas, relajadas, sabiendo que es un día de descanso, de sosiego.

¡Me encantan los domingos!

That's all!

1 comentario: