9 ene. 2010

Una de trenes...

Me siento triste últimamente, la cuestión es que no sé porqué. Sólo estoy triste cuando estoy solo, porque cuando estoy con alguien mi cuerpo automáticamente crea una máscara que despeja todo rastro de tristeza que pueda haber en mi rostro. Ojalá pudiera saber porqué estoy así. Me siento asqueroso, cuando estoy solo noto como si no hubiera nada que tuviera sentido, tantos pensamientos en mi cabeza, tantas cosas ocurridas en tan poco tiempo. Todavía no he podido asimilarlas. No entiendo cómo ha pasado todo, todo lo que he perdido en tan poco tiempo, por mi culpa por supuesto, no culpo a nadie. Me siento un destrozatodoloquemevayabien.

Y es que nos pasamos la vida entera esperando en el anden número ekix a que llegue un tren que no sabemos si coger. He empezado muy mal...

En mi vida han pasado muchos trenes. Algunos me han llevado entre sus vagones mucho tiempo, otros muy pocos. Hay trenes que sólo fueron vagas ilusiones, destinos deseados a los que jamás pude llegar. En 2008 cogí un tren que me encantaba, era un tren bonito, acogedor. Estuve mucho tiempo viajando en él, pero... el revisor me echó a patadas un par de veces en pleno trayecto. No volví a saber de él, ni quiero hacerlo ahora. Lo perdí de vista y ojalá no lo vuelva a ver... aunque a veces pensara que me gustaría.

Entonces me levanté, después de mucho sufrir, después de curarme todas las heridas que tenía en mi cuerpo. Que te tiren de un tren dos veces en pleno trayecto... duele mucho. Estuve aquí y allí, iba sin rumbo, sin saber qué hacer, viviendo la vida.

Justo en el día en que me echó la segunda vez vi por la ventana un tren: era precioso, era nuevo, de colores increibles y tenía un sonido, como una sonrisa, que te dejaba helado el corazón. Entonces nada, después de recuperarme de la caída rehice mis maletas. Estaba ilusionado, hice tantas maletas como estrellas tiene el cielo. Me preparé para un viaje largo, un viaje apasionante del que tenía muchas ilusiones, muchos sueños, me había estado preparando y estaba listo. Me monté, me senté en uno de sus asientos. Era comodísimo, confortable y suave. Sólo sentarte te podía hacer soñar, mirabas el paisaje y dios mío, todo era colorido, todo era perfecto, todo tenía un final feliz.

Pero claro, llegaron las nubes y empañaron todo el paisaje de gris.

Decidme los que sabéis de esto: ¿no jode cuando pones tanto empeño en algo que se va a la mierda por tu culpa? Jode y mucho.

Y te sientes impotente, sin saber qué hacer, sabes que no lo merece, pero qué puedes hacer. El que me echaran a patadas de aquel tren dolió mucho y no estoy recuperado aún. Sé que el tiempo pasa y sé que no estoy triste por eso, sé que no es eso lo que me pasa. De este último tren me lancé yo solito al vacío, yo solito me hice estas heridas y sé que yo solito tendré que curármelas. Lo mejor de todo es que aún lo veo, en la lejanía pero aún lo veo y sé que no lo perderé de vista porque correré para volver a alcanzarlo, me va a costar y lo sé. Pero no puedo perderlo. Quiero a ese tren, lo quiero de corazón.

Es como esperar el tren de tu vida y ver cómo se escapa. No puedo permitirlo.

Esta actualización no era lo que esperaba, pero tampoco estoy para escribir ahora.



No necesito velocidad, solo mas viento, surfear,
la ola que nos sacudió y nos escondió en algún mar.
Con este tiempo cualquiera está, en el momento, en el lugar,
siempre soñamos que vuelva a pasar y yo,
que no ocurra mas.

Cuando te tengo cerca algo en mí se aleja,
de nuevo esa tristeza que rompe en mi cabeza.
Que rompe en mi cabeza,
de nuevo esa tristeza.
Que rompe en mi cabeza,
de nuevo esa tristeza.

No necesito mediocridad,
no quiero armas,no quiero paz,
ni mas escenas en la puerta de algun bar, vale ya.
Si me permito desafiar
cuando me salga,cuando te vas.
Nunca pensamos que fuera acabar,
y hoy cómo pudo empezar.

Cuando te tengo cerca algo en mí se aleja,
de nuevo esa tristeza que rompe en mi cabeza.
Que rompe en mi cabeza,
de nuevo esa tristeza.
Que rompe en mi cabeza,
de nuevo esa tristeza.


Cuando te tengo cerca algo en mí se aleja,
de nuevo esa tristeza que rompe en mi cabeza.
Que rompe en mi cabeza,
de nuevo esa tristeza.
Que rompe en mi cabeza,
de nuevo esa tristeza.

1 comentario:

  1. hola,otra vez voy a comentar sobre tu blog,
    lo de los trenes esta muy bien,pero los trenes son eso ,trenes. si uno se te escapa ,al dia siguiente y a la misma hora lo vuelves ha coger.
    LAS PERSONAS no son asi, un dia se van ,pero si dejas pasar el tiempo las puedes perder,porque se cansen de esperar o simplemente conocen a otra persona que les haga feliz
    Si de verdad quieres no perder ese tren CORRE NO LO DEJES ESCAPAR (aunque sepas que te va a costar, LUCHA)

    ResponderEliminar