21 feb. 2010

Talibán

Hay veces que me digo joder, ¿merecerá la pena?

Y sé que sí, que la merecerá, que el tiempo pondrá las cosas en su lugar y traerá momentos mejores y todo esto no será más que una pesadilla.

Pero hay otras que también me digo joder, ¿merecerá la pena?

Y me rindo, siento que no lo merece... que esto es un juego y que ella ha ganado y yo he perdido. Pero entonces me levanto y digo no, jamás me rendiré.

Por eso lo intento día a día, momento a momento. Intento que todo sea un poquito parecido a como lo era antes, pero... no lo veo del todo claro. Pero no, yo insisto, insisto, me pongo pesado y sigo insistiendo. Aguanto comentarios de todo el mundo, discusiones, bromas y demás gilipolleces que no merecen la pena escuchar.

Sólo la escucho a ella, a las verdades como puños que salen de sus finos labios, de su tierna voz, de su maravilloso cuerpo. Y no me rindo... y aguanto contra viento y marea.

Hay algo que comprendo perfectamente. Que ahora los papeles han cambiado, que cada uno está sufriendo lo que ya el otro ha sufrido y esto es algo que quizás nos ayude a comprender un poco mejor todo el problema. Es algo positivo, a la vez que negativo, por supuesto.

Pero a veces me siento como un talibán, siendo pesado, siendo insistente. ¿Me estaré equivocando? ¿estaré haciendo lo correcto? Creo que nunca lo sabré, y que nunca me lo dirá. Escribo mensajes que guardo en borradores, mensajes que nunca jamás serán enviados por ser un cobarde, por ser un gallina, por haberla cagado en el pasado, por haberla jodido... jodidamente jodida.

Ahora sólo pienso en la semana que viene, en todo lo que está por venir... que eso sí que será bastante positivo...

Sea como sea... no es momento de rendirse. Es momento de luchar. Impossible is nothing.
Sólo espero que ella tampoco se rinda...

To see you (the end of London)---> 4 days
Pereza---> 5 días


Tienes mil secretos, mil recovecos,
por donde me pierdo, cuando no estás.
Lo mucho que te quiero, es lo mucho que desespero,
que me perdone el cielo, que hoy me siento un talibán.

Y sé que no soy facil, que a veces manda huevos,
que aunque quiera, no puedo dejarte de mirar.
Pierdo la paciencia en los tiempos de espera,
no puedo evitar ser a la vez la lija y la seda.

Vuelve ya o por lo menos, que te hayas ido para siempre,
porque seguir en este ambiente, no da para más.
Tanto te espero, que desespero,
ahora me faltas, ahora te tengo,
hago recuento de lo que tengo y no tengo nada.

Hoy me he echado a perder, cuando empiezo no paro,
tengo gran facilidad en terminar de romper, lo que estaba arreglando.
Y llamando a tu buzón de voz una y otra vez,
yo que me habia jurado dejarte respirar,
pierdo la paciencia y despues la cabeza,
no puedo evitar estar a la vez vencido y tirar piedras.

Vuelve ya o por lo menos, que te hayas ido para siempre,
porque seguir en este ambiente, no da para más.
Tanto te espero, que desespero,
ahora me faltas, ahora te tengo,
hago recuento de lo que tengo y no tengo nada.


Vuelve ya o por lo menos, que te hayas ido para siempre,
porque seguir en este ambiente, no da para más.
Tanto te espero, que desespero,
ahora me faltas, ahora te tengo,
hago recuento de lo que tengo y no tengo nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario