27 sept. 2011

Del amor y otras drogas

Ciegos. Así están dos personas enamoradas. Ciegos de lujuria, sentimientos y sobretodo esa cosita tan complicada que tiene 4 letras y se escribe AMOR.  No amigos, esta vez no se trata de mí, se trata del concepto en sí. No estoy enamorado en estos momentos y no sé si darle las gracias a dios o joderme. Ya veremos...

Para mí el amor es un opiáceo, una droga que cuando la pruebas quedas en trance hasta dios sabe cuándo. Es un sentimiento que todo el mundo debería sentir alguna vez en su vida, no digo que no. El amor es precioso, es tranquilizador, es desestresante y sobretodo es una droga. Los enamorados no ven los defectos de la otra persona que a ojos de terceros puede llegar a ser horrible. A veces los vemos y decimos: ains, son tan monos, hacen una pareja ideal. Pero otras veces cuando los vemos pensamos (e incluso decimos): pero ¿no se dan cuenta de que no pegan ni con cola?. Y es que amigos, el amor ciega tanto que hasta que no despiertas del letargo no te das cuenta de que has podido cometer el mayor de los errores de tu vida.

Y hablando de despertares. No os ha pasado nunca que veis a esa persona que hace mucho tiempo que no véis y pensáis: ¿qué coño le vi yo a esa/e? Aunque no estuvierais enamorados sabes que fue un error, que fue un fallo que cometiste porque tenías el pensamiento en Narnia o en Pandora... Y digo yo: ¿por qué no nos daremos cuenta antes de esas cosas? Nos evitaríamos futuros disgustos y problemas que solo llevan a más problemas y de los que luego es difícil desprenderse.

Un buen amigo un día me dijo: hay dos tipos de parejas, los que van del 1 al 10, que duran mucho y de verdad sienten algo. Y los que van del 10 al 1, se ven (no se conocen) una noche, al principio todo es bonito pero en cuanto se conocen... todo cambia y empieza la cosa cada vez peor.

Y joder... ¡tiene razón!

Veamos el primer caso: Chico y chica salen una noche, se ven en el botellón o en la discoteca, se gustan físicamente, ni se dicen sus nombres y ya se están liando. La noche acaba, a veces demasiado caliente y acuerdan llamarse al día siguiente. Empiezan a conocerse (a la vez que están de rollo), rápidamente empiezan en serio, tienen la primera discusión tonta, la segunda, la tercera... se acaba la relación. Reacción de ella: es un cabrón, no sé que he visto en él. Reacción de él: es una zorra (a secas).

El segundo caso ya os lo imagináis... 8-)

No sé, el amor es complicado, como todos los demás sentimientos. Nunca es blancon o negro, siempre es gris. Hoy he hablado del amor, de otras drogas... hablaré otro día. Os dejo una canción que para mí es suprema, el viernes los veo en acústico en el Club Independance, a ver qué tal ;).


Sabes esos días cuando todo es tan oscuro
que no puedes pensar.
Y sabes que ha acabado, que el camino equivocado,
ya llegó a su final.

Dile que el silencio que hay entre vosotros
pronto quedará en un despertar.
Dile que esa imagen que hay en tu cabeza,
será la que te haga madrugar.

Para a respirar y piénsalo mejor...

Piensa que si un día ella no está,
echarás de menos hasta:

Su caminar, su despertar, su forma de hablar,
su mal humor, su estar mejor, su pelo y su voz.
Su caminar, su despertar, su forma de mirar,
su mal humor, su estar mejor, su pelo y su voz.

Deja ese momento en el cajón de los recuerdos
y recuerda su olor.
Y piensa en esas cosas que la hacían maravillosa
que están en tu interior.


Piensa que si un día ella no está,
echarás de menos hasta:


Su caminar, su despertar, su forma de hablar,
su mal humor, su estar mejor, su pelo y su voz.
Su caminar, su despertar, su forma de mirar y hasta
su mal humor, su estar mejor, su pelo y su voz.

Sabes esos días cuando todo es tan oscuro
que no puedes pensar.

1 comentario: