4 sept. 2011

Está lloviendo

Descontrolado, esa es la palabra. Necesito algo de estabilidad. De vez en cuando la tengo, pero cuando me ocurren cosas como la del viernes me doy cuenta de que yo no soy así, que quizás los amigos te cambien cuando estás de fiesta o más bien el alcohol. Pero al final siempre están ahí (los amigos, claro). Desde luego, lo que quedó grabado no se lo enseñaré a nadie y si lo enseño, será para echar unas risas y será solo cuando sepa que todo va bien, que me ocurre lo que deseo y con quien deseo...

Huelva me abruma, me agobia, me empequeñece, me entristece en ocasiones. Necesito salir de aquí. Suerte que será pronto, muy pronto. No huyo, como quizás he hecho alguna vez, simplemente cambio. Soy una persona a la que los cambios le resultan fáciles de asimilar, me adapto rápido a situaciones nuevas, a los nuevos sentimientos que puedan ocasionar esos cambios. Como he dicho no huyo, porque no tengo motivos, sino que tengo ganas de esa estabilidad que nombré al principio, sentir que mi vida tiene algo de sentido, que por fin hago lo que de verdad quiero, lo que siempre he querido.

En cuanto al otro tema, no pienso darme mal por ello. Como estaba haciendo hasta aquel momento en el que la vi, viviré el día a día. Si pasa algo bien, y sino a joderse toca, ya llegará. Muchas veces somos esclavos de los sentimientos y estos nos hacen frágiles, muy frágiles. No quiero decir que voy a ser un machote y no voy a llorar ni a preocuparme por si hago daño "muahahaha". NO. Simplemente voy a disfrutar cada segundo, cada instante que me reste en esta ciudad que a veces me abruma, me agobia, me empequeñece, me entristece en ocasiones...

No odio Huelva, me encanta Huelva, el otro día, hablando con Alba (Yuki), a la cual hacía muuuuuuuuucho tiempo que no veía se lo dije: a mí me encanta mi Huelva, como aquí, en ningún sitio. Pero es eso, simplemente a veces se me queda pequeña, necesito más. Y cuando estoy en Madrid, obtengo ese "más" que necesito.

Creía que no me estaba gustando este verano, pero el otro día me di cuenta de que no ha sido para nada infructuoso. Poco a poco, día a día, he ido aprendiendo algo nuevo, todo son errores las cosas como son, pero igualmente aprendo y disfruto por ello. Aunque he dejado de hacer cosas que antes me gustaban pero las voy a retomar, para sentirme bien conmigo mismo, para saber que sigo haciendo las cosas bien como hasta ahora en lo que va de verano.

Sé que mi blog es puro ejemplo de egocentrismo, es un yo, yo y yo. Pero quiero dejar claro que para eso lo abrí, para desahogarme en los momentos de inestabilidad, para cuando veo que no puedo hablar con nadie más y que solo esto me va a "entender" y va a dejarme decir lo que me apetezca. El que me conozca un poco sabrá que no soy egocéntrico para nada. Y también decir que mis sentimientos son diferentes para cada persona, pero la sensación, es la misma. Si odias a alguien, las razones no serán las mismas, pero la sensación de odio es igual o casi igual. Si no gusta lo que escribo, ya lo he dicho muchas veces, arriba a la derecha hay una "X" en la que si pulsáis, no me leeréis más :)

Aún se me cuela tu nombre cuando el cielo está gris...



Saco canciones del alma
y me las vuelvo a comer.
Luchando cada palabra
y tú como quien oye llover.

Y está lloviendo,
lloviendo otra vez.
Y está lloviendo,
otra vez...

Iba eligiendo parejas,
pa su barquito Noé.
Conmigo hiciste reserva
y ahora veo que zarpas con él.

Y está lloviendo,
lloviendo otra vez.
Y está lloviendo,
otra vez...

Ya llovió desde entonces,
ya me he olvidado de ti.
Aún se me cuela tu nombre
cuando el cielo está gris...

Y está lloviendo,
lloviendo otra vez.
Y está lloviendo,
otra vez...

2 comentarios: