26 sept. 2011

¡Hola Madrid!

Y llegó el momento de plasmar lo que siento... Solo llevo tres días pero sabía que esto pasaría. Madrid me llena, me inspira, saca mi lado más bohemio y hace que caminar por sus calles sea como volar (aunque algunas sean interminables). Ha sido un fin de semana super movido que empezó el jueves, pero ha sido divertido, para qué engañarnos.

Quiero estar en la calle, quiero reventarme a andar y aunque conozca gran parte de Madrid no me cansaré de ir a Gran Vía, a Fuencarral (que la descubrí ayer), a Recoletos, a Pº del Prado, y un sinfin de sitios más. Creo que esta ciudad tiene aun mucho que mostrarme y yo que mostrarle a ella. Seré valiente, seré sensible y seré observador, que es lo que más me gusta. Voy a intentar olvidar problemillas del pasado, o problemillas que ahora mismo me quedan lejos... como a 630km más o menos...

Y es que aunque parezca que el pasado te persigue sí o sí, yo sigo intentando evitarlo porque quiero que mi nueva vida, aunque tenga destellos de la anterior, vaya ganando terreno poco a poco. No quiero cambiar nada, lo hecho, hecho está; quiero aprender de lo que hice mal y aplicarlo aquí. Un amigo el otro día me dijo: en Madrid puedes ser quien quieras. Y aunque haga falta matizar esa frase... yo le entendí perfectamente. Mira que no es de mis mejores amigos actualmente, pero joder, ¡tiene razón!

Y cambiando de tema: me han decepcionado un poco. Ya en su momento me di cuenta de que esto podría ser así, que la amistad a veces se tergiversa cuando hay sentimientos más fuertes de por medio pero no pensé que esa persona pudiera ser así... Tengo que hablarlo aun, aclararlo, para saber si es verdad o no. Y si es así, no diré que rodarán cabezas, pero me voy a enfadar y mucho. Ya dije en su momento que no me gusta la gente falsa y proteger algo o a alguien que no te pertenece en absoluto de esa manera, no es bueno, no es nada bueno. Veremos...

Tengo poco más que decir. Estoy deseando que sea jueves para que comience mi primera clase a las 8:30 de Fundamentos de Redes, que tiene que ser bastante interesante la verdad. Quiero empezar con buen pie y no permitiré que el pasado o los problemas de Huelva ensucien mi nueva vida, lo tengo clarísimo...

Aunque ya en su tiempo puse esta canción, la repito, porque me viene al pelo...
 
Yo al bucle de tu olvido,
tú al redil de mis instintos...


Hablemos de ruina y espina,
hablemos de polvo y herida.
De mi miedo a las alturas,
lo que quieras, pero hablemos.
De todo menos del tiempo,
que se escapa entre los dedos.

Hablemos para no oirnos,
bebamos para no vernos.
Hablando pasan los días,
que nos quedan para irnos,
yo al bucle de tu olvido,
tú al redil de mis instintos.

Maldita dulzura la tuya.
Maldita dulzura la tuya.
Maldita dulzura la tuya.
Me hablas de ruina y espina,
te clavas el polvo en la herida,
me culpas de las alturas,
que ves desde tus zapatos.
No quieres hablar del tiempo,
aunque esté de nuestro lado.

Y hablas para no oirme,
y bebes para no verme.
Y yo callo y río y bebo,
no doy tregua ni consuelo
y no es por maldad lo juro,
es que me divierte el juego.

Maldita dulzura la mía.
Maldita dulzura la mía.
Maldita dulzura la mía.
Maldita dulzura la nuestra...

1 comentario:

  1. Muchísima suerte con tu nueva etapa! :D
    Madrid debe ser genial en comparación con el pueblo que es Huelva.

    Un beso y disfruta de tu estancia! Que luego no tendrás tiempo con los exámenes :)

    ResponderEliminar